Hondureños apoyan la forma en que se sorteó la crisis política de 2009

Honduras

Según el estudio "Cultura política de la democracia en Honduras 2010", 58,3% dijo no estar de acuerdo con la destitución del ex presidente Manuel Zelaya y 61,1% consideró que esa acción fue un golpe de Estado.

Frente a la pregunta: ¿estuvo usted de acuerdo con el envío al exilio del presidente Zelaya? 72,7% dijo no estar de acuerdo.

  • Lun, 11/22/2010 - 08:19

Tegucigalpa. Seis de 10 hondureños están satisfechos con las medidas que se adoptaron para salir de la crisis política de 2009, según el estudio "Cultura política de la democracia en Honduras 2010", al que tuvo acceso El Heraldo.

El estudio fue publicado la semana pasada por la Universidad de Vanderbilt, mediante el proyecto Opinión Pública de América Latina (Lapop) y con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (Usaid).

Para realizar el estudio, la encuesta del Barómetro de las América de 2010 en Honduras hizo una serie de preguntas relacionadas con la crisis política a principios de este año.

Los resultados reflejan que la mayoría de hondureños no estuvo de acuerdo con la expulsión de Manuel Zelaya Rosales del país, pero también muestran que el 75,9% de los hondureños no estaba de acuerdo con la consulta popular que el ex presidente quería realizar.

Setenta por ciento de los hondureños también dijo no estar de acuerdo con la formación de una asamblea constituyente. Desde 2008 y hasta junio de 2009, Zelaya insistió en realizar una consulta para la convocatoria de una asamblea nacional constituyente.

Para lograr su cometido, afirmó que esa era la voluntad del pueblo, desafió una orden judicial, al Congreso Nacional, al Ministerio Público, al Tribunal Supremo Electoral, Procuraduría General de la República y a los elementos de su propio partido (Liberal).

La fecha programada para la consulta fue el 28 de junio de 2009, día en que el ejército entró a su residencia y lo envió a Costa Rica.

El Congreso Nacional, casi por unanimidad, "ratificó la remoción de Zelaya e instaló a Roberto Micheletti como presidente interino", dice el estudio. Barómetro de las Américas preguntó qué se debía hacer para solucionar la crisis derivada de estos acontecimientos, y sólo tres de 10 hondureños opinaron que Manuel Zelaya debía ser restituido para que concluyera su mandato en enero de 2010.

Tres de diez hondureños opinaron que Roberto Micheletti debía continuar en el cargo.

Destitución.  Barómetro de las Américas preguntó: ¿Estuvo usted de acuerdo con la destitución del presidente Zelaya? El 58,3% dijo no estar de acuerdo, 41,7% dijo sí estar de acuerdo.

Frente a la pregunta: ¿estuvo usted de acuerdo con el envío al exilio del presidente Zelaya? 72,7% dijo no estar de acuerdo y apenas 27,3% dijo sí estar de acuerdo.

Los opositores de Zelaya y expertos constitucionales argumentaron que las acciones de los militares, el 28 de junio de 2009, no constituyen de hecho un golpe de Estado.

Barómetro de las Américas 2010 preguntó: ¿Cree que la destitución del presidente Zelaya, en junio de 2009 fue un golpe de Estado? El 61,1% dijo que sí fue un golpe de Estado y 38,9% dijo que no.

Consultas y constituyente.  Barómetro de las Américas preguntó: ¿Estaba de acuerdo con la consulta popular que el presidente Zelaya quería realizar?

El 75,9% (casi 8 de 10 hondureños) dijo que no estaba de acuerdo y apenas 24,1% dijo que sí.

También se preguntó: ¿Está usted de acuerdo con la formación de una asamblea constituyente? El 70,5% (7 de 10 hondureños) dijo que no estaba de acuerdo y sólo el 29,5% (3 de 10 hondureños) dijo sí estar de acuerdo.

"La oposición afirmó que la reelección fue el propósito del cambio constitucional pretendido por Zelaya y sus seguidores. La encuesta del Barómetro de las Américas 2010 revela, sin embargo, que casi tres cuartas partes de los hondureños se opone a modificar la Constitución de Honduras para permitir la reelección presidencial", dice el estudio.

Este estudio también revela que la ideología es el pronosticador más fuerte del apoyo a la remoción de Zelaya.

"El apoyo aumenta a medida que aumenta la auto-identificación ideológica con la derecha. Además, los encuestados que viven en la región norte A (Cortés) y la región occidental estuvieron menos inclinados a apoyar la destitución de Zelaya", afirma el estudio.

Solución de la crisis. El estudio Cultura Política de la Democracia en Honduras 2010 señala que en última instancia, la crisis se resolvió con la celebración de elecciones nacionales el 29 de noviembre del 2009, un acuerdo para la salida de Zelaya fuera del país, una amnistía general y el establecimiento de una Comisión de la Verdad y la Reconciliación para investigar los eventos antes, durante y después de la remoción de Zelaya de su cargo.

La encuesta Barómetro de las Américas preguntó a los encuestados qué tan satisfechos estaban con la solución a la crisis.

Los resultados muestran que el 59,6% (6 de 10 hondureños) está satisfecho con la solución.

Al preguntarse cuáles eran las soluciones preferidas para la crisis, los hondureños se manifestaron de la siguiente manera: restituir a Zelaya hasta enero del 2010 (31,2%); restituir a Zelaya para uno o más períodos (11%); que Micheletti continuara hasta enero de 2010 (29,8%); elegir una tercera persona hasta enero de 2010 (11%).

Solo 8,1% opinó que la solución a la crisis pasaba por juzgar y castigar a quienes violaron la ley.

Otras opciones muy poco mencionadas fueron: un gobierno de reconciliación (1,7%); que los militares tomen el poder (1,1%), que no se hicieran elecciones (como proponía Zelaya) y que en su lugar se convocara a una asamblea constituyente 1%.

autor

ElHeraldo.hn

Comentarios