La huelga de hambre contra la reasignación de escaños en la Cámara de Diputados sumó hoy adherentes y se extendió a Potosí. Mientras, el presidente Evo Morales llamó a los legisladores y dirigentes cívicos y sindicales que realizan la medida de presión a respetar la ley y aceptar el reajuste propuesto por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y aprobado en la Cámara de Diputados.

Hasta las 09.00 (hora local) el número de huelguistas en los dos piquetes que se instalaron en el Palacio Legislativo y en la Alcaldía de Sucre llegó a 39 y aproximadamente a las 10.00 se instaló otro, esta vez en la plaza principal de la ciudad de Potosí, según informó a radio Panamericana el asambleísta departamental Edwin Rodríguez.

En el Legislativo, siete parlamentarios de la oposición y siete representantes del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) cumplen la medida de presión y 15 personas hacen lo mismo en la Alcaldía de Sucre. En el caso de Potosí, Rodríguez inició la medida junto al exdirigente del Comité Cívico, Erick Aldunate.

“Lo que está haciendo el Tribunal Supremo Electoral junto a la Asamblea Legislativa Plurinacional es hacer respetar la Constitución Política del Estado”, afirmó el Presidente al referirse a las medidas de presión, que consideró se encuentra promovida por “los restos del neoliberalismo”.

“Los neoliberales no tienen programa para hacer frente al gobierno nacional y usan el censo o los escaños; pero con paros, huelgas, lo único que están haciendo es violar la Constitución Política”, afirmó.

Morales lamentó que se instalen huelgas para demandar acciones ilegales y defendió la labor de los legisladores y los miembros del Tribunal Supremo Electoral. “Que sepa, esto es hacer respetar la Constitución, la primera que fue aprobada con el voto del pueblo boliviano”, dijo.

Anoche, mientras el proyecto de ley de redistribución de escaños se debatía en el hemiciclo de la Cámara de Diputados, los diputados opositores Ález Orozco, Juan Luís Gantier, Mezoth Shiriqui, Juan Carlos Ojopi y la senadora Yanine Añez instalaron un piquete de huelga de hambre e hicieron lo mismo siete representantes del Conamaq. Esta mañana se sumaron a la extrema medida el diputado Pedro Medrano (Chuquisaca) y 15 personas en la Alcaldía de Chuquisaca, según mostraron varios medios televisivos.

En declaraciones a cadena A, la senadora Añez, represenjtante del Beni, dijo que la medida será acompañada por todas las regiones que son perjudicadas con la redistribución. “Se trata de un reclamo nacional, caprichosamente la Asamblea no quiso ni siquiera moverle una coma a esa propuesta del proyecto del Ley del Órgano Electoral. Se trata de rechazar los resultados del censo porque sobre la base de eso se está generando toda esa conflictividad a nivel nacional”, dijo.

Su colega Juan Luís Gantier argumentó: “Hemos decidido entrar en huelga de hambre en contra del censo que no tiene ninguna confiabilidad y la distribución de escaños y que está en plena auditoria. Para las regiones que somos las más marginadas, nos quita recursos y representación política. También buscamos la participación política y las competencias para resolver problemas territoriales”.

Rafael Quispe, en representación de los siete miembros del Conamaq que reclaman un mayor número de escaños indígenas, denunció que fueron discriminados debido a que no les dejaron ingresar al Hemiciclo Parlamentario para apoyar a sus compañeros. “Queremos que Evo Morales cumpla lo establecido en la Constitución, donde se establecen escaños especiales para pueblos indígenas elegidos por normas propias y estructuras naturales, eso no se ha cumplido por eso estamos en huelga de hambre”, señaló.

Desde Sucre, el alcalde Moisés Torres Chivé señaló que 15 personas asumieron la medida de presión y anunció que en las próximas horas se instalará un segundo piquete con representantes de la Central Obrera Departamental, de la Federación de Juntas Vecinales y de las Juntas Escolares, entre otros sectores.

En contraparte, el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Rodolfo Calle, dijo que con la reasignación aprobada únicamente cumplieron con la ley y negó que el reajuste pretende perjudicar a algunas regiones en beneficio de otras.