Eleconomista.com.mx. La espera terminó. No habrá nueva terminal aérea para el centro de México. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) aceptó la recomendación de un grupo de expertos de ampliar el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) en una reserva territorial aledaña cercana a las 5.500 hectáreas. Las actuales instalaciones están a meses de llegar a su saturación.

“No habrá necesidad de adquirir tierra adicional, en razón de que contamos con la superficie suficiente para construir ahí”, dijo el titular de la dependencia, Gerardo Ruiz Esparza.

Sin ofrecer detalles sobre la inversión requerida, número de pistas, operaciones o terminales, debido a que el proyecto ejecutivo se encuentra en elaboración, el funcionario confió en que los trabajos físicos comenzarán el próximo año, pues urge contar con instalaciones de calidad internacional.

En rueda de prensa, en un recuento de su primer año de gestión, Ruiz Esparza sorprendió al hacer el anuncio que da cumplimiento a uno de los compromisos estratégicos del sector: resolver el problema de saturación operativa del AICM.

Apenas el pasado 27 de noviembre, reiteraba que seguían evaluando las diversas opciones existentes y que diciembre no era un buen mes para tomar esa decisión. Sin embargo, este martes ya la hizo pública.

Fuentes de la industria de la aviación mostraron cautela sobre el anuncio porque no era la primera opción contemplada en las reuniones con la autoridad. “Debemos esperar a conocer los detalles para emitir un comentario”, expresaron.

Construir un nuevo aeropuerto en Texcoco y cerrar el actual se perfilaba como la opción a elegir. Ahí se podrían colocar hasta cuatro pistas.

Sin problemas aparentes. La idea de trabajar en la ampliación, indicó el titular de la SCT, va más allá de términos políticos y se buscará culminar en breve, pero respetando los tiempos en espacio aéreo, uso de suelo o de subsuelo.

“Nosotros podemos decir a los constructores que se apuren, pero tendremos que ir a un ritmo que la complejidad de la obra vaya dándonos para tal efecto. Esperemos que en esta administración se consolide ya el proyecto”, apuntó.

Sobre el financiamiento, argumentó que no representa un obstáculo y el apetito del sector privado, nacional e internacional, está intacto.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Luis Zárate, se mostró satisfecho por el esperado anuncio entre sus afiliados, a pesar de las complejidades que representa la superficie contemplada y porque sus instalaciones fueron la sede del histórico anuncio.

“Son terrenos lacustres, lo sabemos. Las tecnologías han avanzado mucho. No será fácil pero se puede resolver el asunto con las nuevas técnicas en mecánicas de suelos, donde México ha avanzado mucho(...); somos líderes de construcción en suelos blandos”, explicó.

Ruta de solución
 a la saturación. La saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se pronosticó desde hace más de 20 años.

22 de octubre del 2001. El ex presidente Vicente Fox publica un decreto expropiatorio de terrenos en Texcoco para construir la nueva terminal.

1 de agosto del 2002. Ante los diversos conflictos con los ejidatarios afectados, el gobierno federal anuncia la cancelación del proyecto y se opta por la ampliación del AICM.

30 de mayo del 2003. Se anuncia el Sistema Metropolitano de Aeropuertos como opción para satisfacer demanda en el centro del país incluye Toluca, Puebla, Querétaro y Cuernavaca.

15 de noviembre del 2007. Se inaugura la Terminal 2 del aeropuerto y amplía su capacidad de 20 a 35 millones de pasajeros.

10 de diciembre del 2013. El titular de la SCT informa que el AICM será ampliado.

Aeropuerto de Toluca sería una terminal adicional. Sugieren expertos mejorar conectividad entre las dos ciudades. Los expertos consultados por la SCT, entre ellos ADHOC Consultores, incluyeron en sus observaciones una estrecha colaboración entre los aeropuertos de la ciudad de México y Toluca para generar una oferta mayor de operaciones.

“Nos sugieren que puedan tener el mayor encadenamiento operativo posible. Incluso, sugieren construir una vía rápida para poder acceder de una aeropuerto a otro y que realmente Toluca pueda ser visto como una terminal adicional”, comentó el titular de la dependencia, Gerardo Ruiz Esparza.

En conectividad entre las dos ciudades, el gobierno federal ha procurado especial atención.

Entre los compromisos presidenciales destaca el tren de pasajeros México-Toluca (con una inversión cercana a los 35.000 millones de pesos, es decir, unos US$2.723,5 millones), que según la información hecha pública, será el primero en comenzar su construcción el próximo año y podría permitir una alternativa de conexión entre las terminales.

El trazo final no es ventilado, para no generar alguna inquietud con los derechos de vía a utilizar, ha explicado el director de Transporte Ferroviario y Multimodal, Pablo Suárez Coello. “Aún no tenemos claro si habrá una ramal del tren hacia el aeropuerto de Toluca, pero de que se facilitará la comunicación con la terminal no hay duda”, refiere.

Además, desde que inició la gestión de Ruiz Esparza en el gobierno federal, se ha fomentado una mayor operación de aerolíneas como Aeroméxico, Aeromar e Interjet en la terminal de Toluca, que a la fecha trabaja por debajo de su capacidad actual.

* Lea además en Eleconomista.com.mx Logra el reconocimiento de tu marca ante los clientes