La economía de Puerto Rico bajó en diciembre 1,4% respecto del mismo mes del año anterior, lo que supone una mejora en relación con los tres meses anteriores, cuando el retroceso económico fue más pronunciado —de entre el 1,8% y el 2,1%—, según el Banco Gubernamental de Fomento de la Isla.

El Índice Coincidente de Actividad Económica (IAE) publicado por este organismo en su sitio web se situó en diciembre en 125,3 puntos, 0,3% más bajo que en noviembre, después de haber subido durante tres meses consecutivos.

Este indicador se elabora al observar la evolución de cuatro variables: el consumo de gasolina —que se incrementó 5,1% en comparación con diciembre del 2013—, las ventas de cemento —que se recuperaron un 9,7%—, la generación de electricidad —que retrocedió 1,5%— y el empleo asalariado no agrícola (—que bajó un 0.9%—).

En el ámbito del empleo, y por primera vez en los últimos 12 meses, la contratación privada disminuyó, concretamente 0,4% en un año, en parte debido a que sigue reduciéndose el número de puestos de trabajo que ofrece la administración pública.


La economía de Puerto Rico sufrió un retroceso al inicio de los años 1980 y luego se recuperó —con un tropiezo más pronunciado en 1997—, hasta que en el 2005 empezó a resentirse y luego a caer, para entrar en una recesión en la que sigue sumida.

El salario mínimo de los puertorriqueños, según los datos aportados por distintas fuentes, es el más elevado de América Latina, al 2007 el salario mínimo que regía en el territorio era de US$950,63 mensuales para el horario de 37,5 horas mensuales.