Santiago de Compostela, España, EFE. Los contratos que los astilleros españoles Barreras y Navantia tienen con el grupo de empresas PMI, perteneciente a la petrolera mexicana Pemex, para la construcción de dos barcos hotel, son firmes, dijo este jueves el presidente de la región de Galicia (noroeste de España), Alberto Núñez Feijóo.

Estos contratos han sido firmados por las distintas empresas implicadas en los proyectos, por tanto obligan a éstas, declaró el presidente gallego al ser preguntado al respecto.

Los contratos "están firmados con luz y taquígrafos, con un informe de la Abogacía del Estado; están formalmente firmados. Si alguna de las partes no los cumple entiendo que hay incumplimiento de contrato", subrayó.

Añadió que tanto por parte de Barreras como de Navantia le dicen que "no hay cambios", más allá de un retraso derivado de modificaciones en la estructura de Pemex.

A la pregunta sobre si hay alguna posibilidad de que los barcos finalmente no se construyan en los astilleros gallegos, Núñez Feijoo reiteró que él entiende que Pemex es una empresa "suficientemente sólida" que cumplirá con su parte.

"No es un documento político, sino contractual" entre los astilleros gallegos y la empresa mexicana, afirmó.

El 19 de septiembre de 2012, Núñez Feijóo presidió la firma por parte de Pemex de los contratos de construcción de dos hoteles flotantes en los astilleros de las rías de Ferrol y de Vigo, en Galicia, por casi 300 millones de euros (unos US$400 millones).

Los dos hoteles flotantes tienen las mismas características: 131 metros de eslora y 27 de manga, podrán alcanzar los 12 nudos de velocidad, su peso muerto será de 7.000 toneladas y tendrán capacidad para 600 personas.

Navantia es propiedad del consorcio público español Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

También, los dos proyectos fueron abordados por el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante la visita del primero a México, en mayo pasado.

Pemex conserva el monopolio de la exploración de hidrocarburos de México y de la distribución de combustibles en el país. Sus ventas del año pasado sumaron US$126.587 millones.