Los Ángeles, EE.UU., EFE. Las autoridades confirmaron este viernes que hay siete heridos, pero no reportaron víctimas mortales, en el tiroteo ocurrido hoy en el aeropuerto internacional de Los Ángeles (EE.UU.), en donde la situación ya está bajo control.

Las autoridades no confirmaron la muerte de un agente de la Agencia de Seguridad del Transporte de EE.UU. (TSA), de la que informaron varios medios locales y nacionales, ni la del presunto autor de los disparos, cuya identidad no ha sido revelada.

Patrick Gannon, jefe del cuerpo de Policía del aeropuerto, dijo en una rueda de prensa que el sospechoso fue atrapado tras "un intercambio de disparos".

El hombre entró en la terminal 3, sacó un rifle de asalto del interior de una bolsa y abrió fuego indiscriminadamente.

Posteriormente accedió al área de seguridad y realizó varios disparos de nuevo antes de adentrarse en el aeropuerto, donde fue confrontado por el cuerpo de Policía.

El cuerpo de bomberos explicó que ha tratado a siete pacientes, seis de los cuales han sido ingresados en hospitales.

Uno de los hospitalizados está en estado crítico, según el centro médico de la Universidad de California en Los Ángeles.

La situación de seguridad en el aeropuerto ha vuelto a la normalidad, según afirmó en una rueda de prensa el alcalde de la ciudad, Eric Garcetti. "Es una zona segura para todos los que están en el aeropuerto", aseguró.

Sin embargo, la torre de control está funcionando a menor ritmo del habitual y hay tres terminales (la 1, 2 y 3) que permanecerán cerradas un tiempo indefinido, agregaron.

Alrededor de 150.000 personas pasan por el aeropuerto internacional de Los Ángeles cada día