Madrid. Las españolas ACS, FCC, OHL y Acciona están interesadas en pujar por el proyecto para la construcción del túnel internacional Paso de Agua Negra, valorado en 630 millones de euros (unos US$852 millones) que comprende dos túneles paralelos que conectarán Chile y Argentina a través de la cordillera andina.

Según datos de la entidad binacional para el proyecto, Ebitan, en la lista con las 23 empresas interesadas figura ACS a través de sus filiales Hochtief y Dragados, FCC Construcción, OHL, Acciona Infraestructuras y Copasa.

Entre las firmas interesadas en el túnel figuran también Hyundai Engineering, China Railway Construction Corporation o Daewoo.

Se espera que el proyecto, emplazado estratégicamente dentro de la franja central de ambos países, se adjudique en 2014.

El túnel de Agua Negra ha sido considerado prioritario para ambos países, ya que atrae tránsito que no compite con los eventuales tránsitos de pasos contiguos.

Se complementa con el Paso Sistema Cristo Redentor de la conexión Mendoza-Valparaíso y cuando se construya también concurrirá en su apoyo para descongestionarlo o durante los cierres temporales de éste debido a las tormentas invernales.

El proyecto consta de dos túneles paralelos, uno para cada sentido de circulación: descendente desde Argentina hacia Chile y ascendente de Chile a la Argentina, de 13,9 km de longitud.

Argentina y Chile comparten una de las fronteras más largas del mundo que además discurre junto a la Cordillera de Los Andes.

El Paso de Agua Negra es uno de los 13 pasos viarios que Chile y Argentina han consensuado para que reciban atención presupuestaria preferencial.

El túnel será construido siguiendo las recomendaciones sísmicas.