Moscú. El gobierno de la Federación Rusa exigió que se desmonte inmediatamente el pabellón de exposiciones de la marca Louis Vuitton en forma de cofre instalado en la Plaza Roja, informó la agencia Ria Novosti.

De acuerdo al reporte, la instalación del cofre no se ha coordinado con la administración gubernamental del presidente Vladimir Putin.

Las autoridades de Moscú anunciaron que desmontarán el pabellón en 24 horas si se confirma que se instaló con fines publicitarios, ya que la Plaza Roja ha sido proclamada patrimonio mundial por la Unesco y no debe usarse para anuncios.

El gobierno ruso considera que el cofre de Louis Vuitton en la Plaza Roja intentó eludir pago de tributos.

El jefe de la comisión para cultura de la Cámara Pública, Pavel Pozhigailo, subrayó que la decisión de desmontar el pabellón fue por “la  reacción violenta al cofre de los ciudadanos que no aceptan una acción benéfica” de este tipo.

Por su parte, la dirección de los grandes almacenes GUM situados en la Plaza Roja ya anunció a Louis Vuitton que deberá desmontar el cofre.

Según Pozhigailo, la instalación del pabellón no se coordinó con nadie. El político estimó que calificando la acción de “benéfica” la empresa intentó evitar los grandes costes que supondría organizar una campaña publicitaria en este lugar emblemático.

“Por una acción publicitaria de dos meses, con la instalación de un pabellón de tales de dimensiones, tendrían que pagar entre US$20 y US$25 millones. Pero intentaron hacerlo sin gastos. Estoy convencido de que se trata de una actitud consciente, sabían que les tocaría desmontar el pabellón al cabo de tres o cuatro días”, afirmó.

La propia casa Louis Vuitton por el momento rehúsa todo comentario. El cofre tiene 9 metros de altura y 30 metros de longitud. Estaba previsto que el 2 de diciembre en el pabellón se inaugurará la exposición "El alma de los periplos".