El Econimista.com.mx El mercado ve con moderación el panorama económico para México de cara al año entrante, por la caída que traen la confianza del consumidor y las empresas, según se lee en el reporte de FocusEconomics.

El consensus forecast para México, que concentra las expectativas de crecimiento de 29 grupos financieros y corredoras, arroja para el 2014 una previsión de incremento del PIB de 3,4%, pronóstico que incorpora una corrección a la baja respecto del dato del mes previo, que era de 3,5%.

Advierten que por cuarto año consecutivo disminuyó la confianza de los consumidores mexicanos, encontrándose en el nivel más bajo desde el 2010, “desplome que refleja las opiniones más pesimistas, resultado del impacto de la reforma fiscal, las alzas de impuestos que traerá consigo y el deterioro de la economía observado en octubre”.

Los extremos

Entre los grupos financieros más optimistas sobre el desempeño mexicano, está HSBC, con una previsión de 4,1%, y Bank of America, Capital Economics así como Nomura, con una proyección que coincide en 4% de crecimiento.

En el extremo, Vector trae el pronóstico más bajo para el PIB en el 2014, de 2,3%, mientras Monex, quien este año resultó el más pesimista sobre el desempeño mexicano, no tiene aún proyección sobre el desempeño del 2014.

En la lectura de los resultados, el equipo de economistas de FocusEconomics explican que después de un año en el cargo, el presidente Peña Nieto ha perseguido una ambiciosa agenda de reformas diseñadas para impulsar un crecimiento de largo plazo.

El objetivo se ha facilitado, dicen, con la firma del Pacto por México, a la que se sumaron los principales partidos de oposición.

Destacan que la atención hoy está centrada en la reforma energética, cuyo proyecto “resultó más ambicioso que la anterior propuesta del gobierno”.

Las opiniones

Entre los optimistas, el economista en jefe para México de HSBC, Sergio Martín, explica que las mejores perspectivas para la economía mexicana son resultado de “una construcción gradual de mejores instituciones y un ambiente más amigable a la inversión”.

Este panorama más optimista, dice, asume un mejor ambiente internacional, favorable para el desarrollo comercial de México, así como la modernización de la estructura productiva guiada por las reformas estructurales, que no se habían impulsado desde mediados de los años 90.

En tanto, el economista de BofA para México, Carlos Capistrán, esgrime que el impacto de la reforma fiscal en los recursos de los empresarios se sentirá en menor gasto y menor consumo durante el primer trimestre del año.

Pero una vez que se acostumbren a la nueva normativa, fluirá normalmente, observó, lo que redundará en una mayor contribución al desempeño interno.

Para el economista en jefe de JPMorgan para México, Gabriel Lozano, aún no hay datos concluyentes sobre como vendrá la actividad económica en el 2014 y mantiene su pronóstico de 3,4%.

*Lea además IFE presenta nueva credencial de elector