Asunción. Paraguay iniciará en 2014 la construcción de su segunda línea eléctrica de alta tensión, que unirá Asunción con la presa de Yacyretá, compartida con Argentina, y cuyo costo de US$297 millones financiará principalmente con créditos externos, según anunció este jueves.

El gobierno firmó este miércoles un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por US$50 millones para ese proyecto, que se une a los créditos de 100 millones del Banco Europeo de Inversiones y de 50 millones del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

La Unión Europea donará US$13 millones y el resto serán aportaciones de Paraguay, según explicó en una rueda de prensa el presidente de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), Víctor Romero.

Cuando terminen las obras, Paraguay podrá usar un porcentaje mayor de la energía de la represa de Yacyretá, que actualmente no consume por falta de líneas de transmisión.

"Este proyecto es determinante para el futuro del Paraguay", dijo en una rueda de prensa el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, tras una reunión con el mandatario paraguayo, Horacio Cartes, en Mburuvicha Róga (la casa del jefe, en idioma guaraní), la residencia oficial.

Romero señaló que el proyecto debe ser aprobado por el Congreso paraguayo, pero que en todo caso el gobierno espera que se inicien las obras en el primer semestre del próximo año y que duren 27 meses. Para ello realizará una licitación internacional, indicó.

El proyecto contempla la construcción de una línea de 500 kilovatios y 363 kilómetros de largo entre Villa Hayes, un municipio del área metropolitana de Asunción, y Yacyretá, así como la ampliación de dos estaciones, dijo Romero.

A Villa Hayes llega también la actual línea de alta tensión de Paraguay, inaugurada el pasado 29 de octubre por Horacio Cartes y la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Esa línea, que costó US$555 millones, la mayoría aportados por Brasil, traslada electricidad de la presa binacional de Itaipú, la hidroeléctrica de mayor producción del mundo.

El gobierno espera que el suministro energético garantizado y barato de las nuevas líneas atraiga nuevas industrias a Paraguay.

En su reunión con Cartes, Moreno también trató la estrategia de apoyo del BID a Paraguay, que contempla una financiación de US$850 millones, de los cuales 500 millones ya han sido desembolsados, mientras para el año que viene prevé extenderle créditos por US$150 millones, en áreas como el transporte, la vivienda y la seguridad, explicó.

Uno de los proyectos destacados es la puesta en marcha de un metrobús eléctrico en Asunción y la restauración del casco urbano de la capital, ya aprobado por el Congreso.

Estos trabajos se financiarán con créditos por US$125 millones del BID y 19 millones del Fondo de Organización de los Países Exportadores de Petróleo para el Desarrollo Internacional (OFID), mientras que el resto lo aportará el propio Paraguay.

Moreno lo calificó como un proyecto "transformador" y dijo que el BID "está trayendo equipos técnicos para su implantación con éxito".

Además, el también ex embajador colombiano expuso a Cartes los programas del BID para ayudar a pequeñas y medianas empresas a participar en el comercio exterior.

Asimismo, ambas partes firmaron una carta de intención para lanzar el Programa Partidí, de inserción laboral a través del fútbol.

El programa está apoyado por el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), dependiente del BID, y la Fundación FC Barcelona, la entidad de proyectos que patrocina el club de fútbol español.