La recuperación de la economía chilena a partir de 2010 no se debe al alza en el precio del cobre, principal producto de exportación del país sudamericano, sino a las buenas políticas económicas aplicadas por el gobierno, afirmó hoy el presidente Sebastián Piñera.

En un encuentro con periodistas extranjeros en el Palacio de La Moneda, sede del gobierno de Chile, Piñera explicó que en los primeros tres años de su administración el país creció por encima del 5%.

"La recuperación de la economía chilena en materia de crecimiento, inversión, empleo, salarios y reducción de la pobreza, no se debe a un 'boom' del cobre, se debe a buenas políticas económicas y el esfuerzo de todos los chilenos", reiteró el mandatario.

"Es lógico que el alto crecimiento de las economías emergentes asiáticas, como China e India, que han sido grandes consumidoras de cobre, ha significado un aumento en el precio del metal, lo cual favorece a Chile", admitió.

El presidente chileno explicó sin embargo que aumentaron los costos de producción de cobre, debido a que la energía es más cara, las leyes (contenido de cobre en rocas) están disminuyendo, las minas están más distantes de los puertos y, en el caso chileno, la empresa estatal Codelco ha tenido que reinventarse.

Codelco es la principal empresa cuprífera de Chile y mayor productora a nivel mundial de cobre.

"Las grandes minas de Codelco, como Chuquicamata, de tajo abierto, va a terminar y va a iniciar una nueva etapa, como mina subterránea. La Mina El Teniente va a tener que buscar nuevas vetas de cobre porque las actuales están en proceso de agotamiento", aseguró.

Piñera resaltó que, cuando se toma en consideración el precio y los costos de producción, el gobierno ha tenido menos ingresos por el cobre que el gobierno anterior.

El promedio del ingreso del cobre equivale a 3% del producto interno bruto (PIB), lo cual es casi la mitad de lo que tuvo el gobierno anterior, indicó.

Para este año el Banco Central de Chile proyectó una expansión de 4,2%, por una caída en la inversión minera y la inestabilidad de la economía mundial, mientras que para 2014 se proyecta un crecimiento de entre 3,75 y 4,75%.

Sobre el desarrollo energético de Chile, Piñera dijo que el país tiene como desafío duplicar su capacidad con una matriz más limpia, segura y económica.

Chile "es pobre en las energías del pasado, petróleo, carbón y gas, pero es un país inmensamente rico en las energías del futuro, limpias y renovables, como, por ejemplo, la energía del sol, el viento la geotermia, la energía de las mareas y también la energía hidroeléctrica", subrayó.

Agregó que Chile tiene una cordillera y un mar que significan un tremendo potencial, por tanto la hidroelectricidad es un recurso natural chileno, además de limpio y renovable.