Pasar al contenido principal
10 tips para evitar que el estrés financiero impacte en el trabajo
Viernes, Febrero 19, 2016 - 06:55

Es necesario que las empresas desarrollen programas de instrucción en esta área para que sus empleados los superen.

El desorden financiero es producto de la falta de planeamiento del presupuesto familiar. Con el alto endeudamiento, la persona llega a un estrés y desgaste que perjudica su rendimiento laboral, académico e, incluso, sus vínculos con la familia. Así, alguien que era un excelente funcionario puede bajar notoriamente su rendimiento cuando empieza a acumular deudas, ya que todo el tiempo se muestra preocupado por su situación y pierde de foco sus responsabilidades; ya no se concentra.

Aunque algunas patronales en estos casos optan por el despido, otras, sin embargo, ven cómo ayudar a sus empleados, realizando capacitaciones básicas sobre educación financiera. Hay empresas que se dedican a impartir este tipo de instrucción en nuestro país, como Superarte y Principios de Vida, que cada vez reciben más pedidos por parte de entidades, tanto públicas como privadas, pensando en sus colaboradores.

El experto en finanzas personales Andrés Panasiuk, en el libro de su autoría titulado ¿Cómo llego a fin de mes?, menciona que para alcanzar el éxito en la salud financiera es importante desarrollar algunos principios básicos, como la renuncia, la honestidad, la paciencia, el ahorro, la integridad y el dominio propio. Señala también que se debe aprender a vivir con lo que se tiene y escapar de la esclavitud financiera, sin meterse en deudas innecesarias ni en aquellas que no tienen garantías suficientes. "El individuo debe ser lo suficientemente honesto consigo mismo sobre sus ingresos y su capacidad de asumir compromisos", indica.

Afecta a la familia

Además, Panasiuk afirma que, en los Estados Unidos y Latinoamérica, la causa número uno de divorcio es el dinero, antes que la infidelidad. "Esto no pasaba antes; se da con más frecuencia en las parejas más jóvenes. Algo nos está pasando, y es que se ha abierto demasiado la libertad al crédito y se está descapitalizando a las familias, sobre todo a las jóvenes parejas que recién empiezan a convivir, con deudas de por medio”, reflexiona Panasiuk.

Desgasta la salud

Por otra parte, el estrés financiero va en detrimento de la salud física y mental de las personas. De acuerdo con un estudio realizado por AOL/The Associated Press, el 44% de personas con alto estrés por endeudamiento sufren de constantes dolores de cabeza, depresión, malhumor, problemas digestivos, ataques al corazón y tensión muscular, entre otras dolencias.

Para que las deudas no asfixien, la Fundación Principios de vida nos deja algunas recomendaciones:

1. Llevar un registro de todas las deudas, a fin de tener en claro hacia dónde dirigir los esfuerzos para salir de ellas.

2. Evitar en lo posible el “bicicleteo” de los compromisos, ya que generan más intereses a las deudas ya contraídas.

3. Eliminar aquellas que están cobrando mayores intereses y las que son más pequeñas en montos.

4. No dejar de pagar.

5. Desarrollar un plan para controlar los gastos adaptados a la realidad familiar. Se debe identificar claramente cuánto dinero se necesita para cubrir todos los gastos del mes, sin que estos excedan los ingresos, y el ahorro debe formar parte del plan.

6. Reducir los gastos indispensables. Si se cuenta con un presupuesto ajustado, lo mejor es eludir la adquisición de artículos o contratación de servicios que no sean de primera necesidad, como tevé por cable e internet y migrar a planes de telefonía de inferior tarifa.

7. Preparar la comida en la casa también ayudará a reducir los gastos de alimentación.

8. Desarrollar disciplina en el pago puntual a fin de impedir los recargos moratorios.

9. Evitar el uso de tarjetas para lo que se pueda abonar en efectivo.

10. Depositar los ahorros en una entidad financiera para ganar rendimientos.

Plan de gastos

Desarrollar un plan para controlar los gastos e inversiones adaptado a la situación o realidad de la familia. Se debe identificar claramente cuánto dinero se necesita para cubrir todos los gastos del mes, sin que estos excedan los ingresos, y el ahorro debe formar parte del plan, destinando, por lo menos, un 10% de los ingresos a este fin.

Imágenes | Pexels

Autores

ABC.com.py