Pasar al contenido principal
11 reseñas de libros que podrías leer antes de los 25 años
Lunes, Septiembre 26, 2016 - 10:40

Esta es una lista arbitraria, como todas, pero confiamos en que te ayudará a darle una nueva perspectiva al mundo.

Las palabras tienen poder. Tienen la capacidad de inspirar paz o crear guerra, animar a la gente o intimidarla, construir puentes de comunicación o catapultas de insultos. La gran cantidad de palabras que existen en el mundo sirven a una variedad de propósitos, algunos buenos, algunos malos. Cuando las personas unen las palabras para crear mundos, culturas e historias enteras se crean momentos verdaderamente poderosos.
 
Los libros sirven como fuente de libertad, como maestros, como canales de inspiración. Los buenos autores tienen la increíble capacidad de transportar y transformar, llevando a los lectores a un viaje por mundos paralelos a los nuestros o de los reinos de la imaginación. Tales historias nos pueden influir en una variedad de formas que nos ayuda a ver el mundo de manera diferente.
 
Cuando crecemos y aprendemos a leer, nuestros libros se vuelven más complejos, reflejando nuestras vidas. Muchos libros revelan la complejidad de la vida a través del sufrimiento que sentimos en ella: la injusticia, la desigualdad, la pérdida de la inocencia. Compilamos esta lista de 11 libros que creemos que pueden ayudarte a poner tal complejidad en perspectiva. Aunque estos no son los únicos libros disponibles que puedes elegir, presentamos una amplia gama de autores, periodos de tiempo y temas que creemos que pueden proporcionar orientación y perspectiva.
 
1. La ladrona de libros, de Markus Zusak
 
Situado durante la Segunda Guerra Mundial en la Alemania nazi, Markus Zusak sigue la historia de una joven, Liesel Meminger, quien fue enviada a vivir con sus tutores en un pequeño pueblo en las afueras de Múnich. Liesel es una chica joven y curiosa, que se encuentra rápidamente a sí misma involucrada en una actividad criminal peligrosa: el robo de libros. Con la ayuda de su tutor, quien toca el acordeón, aprende a leer y escribir usando los libros que se roba. Durante todo ese tiempo, Liesel está rodeada de personas nazis y agresivas, que queman libros, transportan a judíos “ilegales” y oprimen a quienes se atreven a hablar en su contra. Su fascinación con las palabras y la narración se desarrolla rápidamente durante este periodo tumultuoso. Ella es una luz que contrasta con la oscuridad de Hitler; Liesel utiliza sus palabras para dar vida, al contrario del líder nazi. Narrado por la muerte personificada, esta historia permite a los lectores adentrarse en el alma de una niña inocente que fue transformada por las palabras. Creemos que, después de leerlo, sentirás la misma pasión de Liesel por cambiar las cosas.
 
 
2. Outliers, de Malcolm Gladwell
 
De alguna manera, todos nos hacemos la misma pregunta: ¿qué hace que las personas de éxito sean tan especiales? ¿Qué las hace diferentes del resto de los millones de trabajadores en todo el mundo? En Outliers, Malcolm Gladwell se toma el tiempo para responder a nuestras preguntas. Se observa que no hay algo específico que haga que las personas sean exitosas. No existe un gen o poción ni un ritual para alcanzar el éxito. Analizando a algunas de las personas más exitosas en el mundo, como los Beatles y Bill Gates, Gladwell explica que actuar en el momento adecuado es lo único que importa para ser exitoso. Factores como la fecha o lugar nacimiento, el contexto cultural o la cantidad de tiempo que pasa trabajando en cualquier cosa juegan un papel importante para el éxito. Pero no lo representan todo. En su libro, Gladwell se sumerge en el “cómo” detrás del éxito, revelando secretos que no sabías.
 
3. Just Mercy: A Story of Justice and Redemption , de Bryan Stevenson
 
Esta inspiradora historia real entra en el mundo del sistema de justicia de Estados Unidos a través de las cuentas del abogado Bryan Stevenson, fundador de la Iniciativa para la Igualdad en la Justicia. Los lectores pueden conocer sus casos más conmovedores, que revela la injusticia oscura y oculta que existe en las cortes de Estados Unidos. Desde el principio, Stevenson trata un caso de pena de muerte, que lucha contra la conspiración, el racismo y la maquinación política en el estado de Alabama. A partir de ahí se encuentra con mujeres, niños, personas con discapacidad y minorías raciales que han sido descartadas por el sistema judicial. Hace un esfuerzo increíble para ayudarles en cualquier forma que pueda. Esta historia es tan poderosa que los lectores pueden sentirse enojados, con furia, por la injusticia en el mundo y, al mismo tiempo, llenos del noble propósito de destruirla. Tu vida cambiará cuando leas sobre la vida de Stevenson. Por el momento, en México, este libro sólo se puede conseguir en inglés.
 
4. Ficciones, de Jorge Luis Borges
 
La más famosa de las obras de Jorge Luis Borges, Ficciones es una historia de dos partes separadas en 17 narrativas que sumergen al lector en reinos delirantes de la existencia y les abre el acceso a la mente de un hombre muy imaginativo. Esta colección analiza temas como el tiempo, el destino y la literatura, temas inherentemente borgeanos. La yuxtaposición, el escepticismo y la fantasía se unen en esta obra que hará que el lector se adentre en un mundo increíble y a veces espantoso, completamente creado por Borges.
 
 
5. Fahrenheit 451, Ray Bradbury
 
Esta historia empieza con fuego. Ray Bradbury introduce a su protagonista, Guy Montag, un bombero. Vive en un futuro en el que los bomberos queman libros porque son propaganda ilegal. Montag no es un bombero común. En esta sociedad distópica, las personas se han vuelto completamente insensibles a la naturaleza, la cultura o incluso a una simple conversación. La tecnología ha vuelto a las cosas más rápidas y más brillantes, distrayendo de cualquier otra que pueda tener sustancia real. Montag se da cuenta de esta existencia triste y frustrante a través de una serie de encuentros con personas que se niegan a ajustarse a la sociedad; abren sus ojos a los placeres simples, como mirar las flores, ven la lluvia caer o lo tientan a participar en la actividad peligrosa de leer un libro real. Cualquiera que lea esta historia fascinante será sorprendido por los paralelismos con la sociedad actual y puede incluso verse obligado a pasar más tiempo leyendo.
 
6. Relato de un náufrago, de Gabriel García Márquez
 
En 1955, Gabriel García Márquez, el Nobel colombiano, entrevistó a Luis Alejandro Velasco sobre su experiencia como náufrago. Velasco era un marinero en el ARC Caldas. Durante su viaje entre Estados Unidos y Colombia, el navío, repleto de un cargamento ilegal, fue embestido por una ola demasiado fuerte que provocó que ocho marineros cayeran por la borda. Velasco fue el único sobreviviente y pasó 10 días perdido en una lancha, sin comida. Después de haber sido declarado muerto, Velasco apareció en la costa de Colombia. Fue considerado un héroe por el gobierno, pero cuando reveló que el navío iba demasiado cargado, lo desdeñaron y echaron por loco. Con esta historia, Márquez creó un escándalo. A veces la verdad crea escándalos. En este libro, el Nobel hace dos preguntas: ¿qué harías si estuvieras perdido en el mar? y ¿contarías tu historia aunque significase que te desdeñen?
 
7. Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain
 
Este clásico de Mark Twain relata las aventuras de un niño travieso. Tom vive con su tía, Polly, y su medio hermano, Sid, cerca del río Mississippi. Nuestro pequeño protagonista juguetón disfruta de actividades como faltar a la escuela para ir a nadar, engañar a otros para que hagan sus quehaceres, e incluso entrar en pequeñas peleas con niños a los que considera demasiado pretenciosos. Twain lleva a los lectores a un viaje nostálgico en la infancia llena de inocencia y la imaginación. La historia tiene giros y vueltas maravillosas que eventualmente conducen a Tom a asistir a su propio funeral. Twain crea una narración divertida utilizando los ojos de un niño para recordar a los lectores de una época más simple, antes de que fueran capaces de entender plenamente la desigualdad y verdadero sufrimiento del mundo que los rodea.
 
 
8. La flor púrpura, de Chimamanda Ngozi Adichie
 
En Nigeria vive la joven Kambili con su mamá, papá y hermano mayor. Disfruta de una vida sobreprotegida, rodeada por el fanatismo religioso de su padre abusivo, la complacencia silenciosa de su madre y la rebeldía de su hermano. Un golpe de Estado en Nigeria obliga al padre de Kambili a enviarla a vivir con su tía y primos, lejos de la ciudad. Allí, se encuentra con una vida que contrasta con el estilo de vida tradicional con el que se crió. Sus primos son más liberales con su religión y disfrutan de los placeres simples de la vida como la risa, jugar al futbol y pasar tiempo en familia. Aquí, Kambili se enfrenta a la difícil tarea de ampliar su visión del mundo. Adichie contrasta la vida de Kambili antes y después. La autora no sólo aborda temas de religión y estructura familiar, sino que también retrata la transición aterradora que es crecer y aprender que el mundo es mucho más grande de lo que imaginas.
 
9. El señor de las moscas, de William Golding
 
En este libro, William Golding cuenta la historia de un grupo de estudiantes británicos que aterrizan de emergencia en una isla desierta durante un vuelo de evacuación de una guerra no especificada. Solos en la isla, estos niños tienen que aprender a sobrevivir buscando alimento y refugio. En su intento de crear una sociedad entre sí mismos, asignando puestos de trabajo y líderes específicos, reflejan a la sociedad civilizada. Por desgracia, sin la debida autoridad para guiarlos, los chicos asumen rápidamente prácticas salvajes. Se ponen unos contra otros y comienzan a practicar rituales primitivos, como bailar desnudos alrededor de un fuego, pintar sus rostros o adjuntar cabezas de animales a palillos. Esta es una historia particularmente inquietante que da muchas vueltas oscuras. Golding quiere que enfrentemos a la bestia que hay dentro de todos nosotros, incluso los niños. Quiere que veamos las circunstancias que despiertan a la bestia y cuánto tenemos que trabajar para mantenerla sofocada.
 
10. El dador, de Lois Lowry
 
Esta historia se desarrolla en un mundo sin color, futurista, utópico. Jonas está a punto de cumplir 12 años, un punto de inflexión en su vida en que se le asignará un puesto de trabajo dentro la comunidad. Sorprendentemente, es seleccionado para ser el nuevo dador. Un dador actúa como un asesor para la comunidad, con un amplio conocimiento del pasado que debe compartir cuando sea necesario. Cuando Jonas comienza su aprendizaje, se abre a un mundo que no sabía que existía. A través del simple acto de colocar las manos sobre Jonas, el dador original le entrega diferentes experiencias, sentimientos y colores. Jonas de repente se da cuenta de la realidad desensibilizada en la que su sociedad está viviendo: han desactivado todas las emociones, borrado todos los colores y olvidado toda la historia en la búsqueda de la perfección. Movido por los “dones” del dador, Jonas decide abandonar su sociedad perfecta en busca de una imperfecta. Esta historia distópica muestra a los lectores que la perfección podría significar la esterilización, y la esterilización significa olvidar la belleza del mundo a menudo imperfecta, que incluye ver en color.
 
11. El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon
 
Esta historia es narrada por Christopher John Francis Boone, un niño inglés de 15 años con síndrome de Asperger. Está increíblemente dotado de un cerebro “lógico” que puede ver y comprender los patrones en el mundo mejor que cualquier ser humano promedio. Conoce todos los números primos hasta el 7,057 y conoce los nombres de todos los países del mundo además de sus capitales. Se ha construido un mundo muy estructurado, en el que todo puede explicarse con un diagrama o una ecuación matemática. Desafortunadamente, este mundo se hace añicos después de la muerte del perro de su vecina y Christopher descubre una serie de secretos que le cambiará para siempre. Haddon permite a los lectores entrar en la mente del autista de alto funcionamiento, revelando un mundo que se mantuvo oculto de la sociedad por demasiado tiempo.

Autores

Laura Irwin/ El Economista