Milán.- Las acciones europeas cayeron el jueves, después de que el impacto del repunte récord que vivió Wall Street en la víspera demostró tener una corta vida, en medio de una persistente preocupación por la desaceleración de la economía global y la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

* El índice paneuropeo STOXX 600 perdió un 1,75%, nivel más bajo desde noviembre de 2016. En las primeras operaciones llegó a subir un 0,5%, pero volvió a territorio negativo cerca de una hora después.

* A la hora del cierre en Europa, el Promedio Industrial Dow Jones se había dejado más de una cuarta parte de la ganancia superior a los mil puntos que tuvo en la sesión previa, tras la publicación de datos que mostraron que la confianza del consumidor en diciembre cayó a su mínimo desde julio.

* Un informe publicado más temprano mostró que las ganancias de las firmas industriales chinas cayó en noviembre por vez primera en casi tres años, apuntando a una mayor pérdida de impulso económico.

Todos los sectores e índices nacionales en Europa cerraron en rojo, en una jornada de escasos volúmenes de operaciones que contribuyeron a la volatilidad de los mercados.

* Todos los sectores e índices nacionales en Europa cerraron en rojo, en una jornada de escasos volúmenes de operaciones que contribuyeron a la volatilidad de los mercados.

* El referencial STOXX 600 sigue en camino a su peor año desde 2008, con un declive del 15,3% en lo que va de 2018.

* El índice DAX alemán, cuya exposición a China le hace muy vulnerable a las agitaciones comerciales, ha cedido un 19,6% en el año; el italiano FTSE MIB, lastrado por preocupaciones sobre las finanzas públicas del país, ha bajado un 17,3%; y el británico FTSE, afectado por el Brexit, ha caído un 14,5%.

* Los bancos italianos retrocedieron un 1,13%, presionados por la situación en Banca Carige, donde el máximo accionista puso en duda el futuro de la entidad al bloquear una nueva emisión de acciones por 400 millones de euros (US$456 millones).