Pasar al contenido principal
Las luchas del Sahara occidental
Lun, 11/05/2015 - 10:57

José E. Mosquera

La interconexión eléctrica Colombia-Centroamérica
José E. Mosquera

José E. Mosquera es periodista y escritor colombiano. Es columnista de los diarios El Tiempo, El Espectador, Portafolio, El Colombiano, El Mundo, La República, La Patria, El Liberal, El Universal y La Tarde (Colombia), La Nación (Costa Rica), La Prensa, La Estrella de Panamá y El Panamá América (Panamá), El Heraldo (Honduras), Tal Cual (Venezuela) y El Nuevo Diario (República Dominicana), entre otras publicaciones nacionales y extranjera.

La editorial Catarata de Madrid, España, acaba de publicar una segunda edición del libro "Historia del Sahara y su conflicto", del historiador español, Alejandro García, quien hace una profunda radiografía sobre las luchas del Sahara occidental por su descolonización de España y actualmente de Marruecos. Este analista que ejerce la cátedra de historia en la Universidad de Murcia es autor de un interesante compendio de obras históricas: "Historia del Sahara", "El mejor y el peor de los mundos", entre otras.

De hecho, hace un descarnado análisis sobre lo que llama el canallesco origen del reparto colonial de África, que se cocinó en la Conferencia de Berlín en 1885, donde las potencias europeas se repartieron el territorio africano y cuyas fronteras coloniales se definieron en la Conferencia de Algeciras, en 1906. Fue allí donde se refrendó el dominio de España sobre los territorios de Guinea Ecuatorial y el Sahara. Este último, un territorio situado en el extremo occidental del desierto del Sahara, el cual aún sigue siendo un enclave colonial de Marruecos.

El Sahara occidental, al igual que Anguila, Bermudas, Gibraltar, Guam, Islas Caimán, Islas Malvinas, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Islas Vírgenes de los Estados Unidos, Montserrat, Nueva Caledonia, Pitcairn, Sahara occidental, Samoa Americana, Santa Elena, Tokelau y las ciudades de Ceuta y Melilla, son los últimos 18 enclaves coloniales que quedan en el mundo. Territorios que son administrados desde Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Nueva Zelanda y Marruecos.

García critica la postura de la dictadura del general Francisco Franco al señalar que no acató la resolución de 1960, emanada de la XV Asamblea General de las Naciones Unidas que declaró la independencia de los países y de los pueblos coloniales, y expidió un mandato sobre los derechos que tienen los pueblos a la libre determinación.

Igualmente, subraya que pese a que en determinados círculos de la sociedad española se abogaba por la descolonización del Sahara, la dictadura de Franco fue reacia a cumplir con lo estipulado en la declaración de la ONU. En su opinión, a esto se le sumaron las confluencias de intereses geopolíticos y económicos de las potencias durante la Guerra Fría en el norte de África.

Además, de las disputas que surgieron sobre los derechos territoriales que argumentaron tener Marruecos y Mauritania sobre este territorio, luego de sus independencias impidieron la descolonización del Sahara. A pesar que desde 1967 se habló de la urgencia de la celebración de un referendo de autodeterminación, un asunto que ha sido arduamente discutido desde aquel año en adelante, una serie de hechos políticos de Francia, como aliado de Marruecos, la han llevado a jugar un papel determinante por el derecho al veto que tiene en el Consejo de Seguridad de la ONU, lo que ha permitido  frenar las legítimas aspiraciones de independencia de este territorio que tiene cerca de 300.000 habitantes y que posee uno de los yacimientos de fosfato más grandes del mundo.

Finalmente, gringos y galos forzaron la firma del famoso acuerdo tripartito del 14 de noviembre de 1975, entre España, Marruecos y Mauritania, por medio del cual España cedió la administración del Sahara a estos países. Un acuerdo donde Madrid, después de más de ocho décadas de dominio, entregó el Sur a Mauritania y el Norte a Marruecos.

Las luchas del pueblo del Sahara occidental por su independencia ha sido una contienda constante, y con la creación del Movimiento para la liberación y luego el Frente Polisario, tras varios años de guerra, logró firmar un acuerdo de paz con Mauritania en 1979, pacto que puso fin al dominio de Mauritania en su territorio. Dominio territorial que permitió crear la República Árabe Saharaui Democrática, reconocida por 84 países.

Sin embargo, el Norte, aún continúa bajo el yugo de Marruecos, pese a que desde el decenio del 90 se han firmado varios acuerdos con el auspicio de la ONU para la celebración de un referendo de autodeterminación, pero dicho proceso sigue empantanado y en cuidados intensivos por los intereses colonialistas de Marruecos.

Países