Madrid. La proporción de catalanes que apoya la independencia de su región se desplomó en enero al nivel más bajo en más de tres años, según una encuesta oficial publicada este viernes.

El respaldo a la independencia reflejado en la encuesta es el menor desde que el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat de Cataluña empezó a hacer la pregunta "¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado independiente?" en diciembre de 2014.

El nivel de apoyo descendió ocho puntos, hasta el 40,8%, mientras que los que rechazan la secesión subieron más de diez puntos, hasta el 53,9%.

Por su parte, el porcentaje de catalanes que prefieren que Cataluña siga formando parte de España es el más alto también desde que hay registros de esta pregunta.

En la encuesta del CEO del pasado octubre, el apoyo a la independencia se había situado en un máximo del 48,7%, mientras que el porcentaje de catalanes que la rechazaban había caído al mínimo del 43,6%.

Entre ambas encuestas se han acumulado los acontecimientos políticos, ya que en tres meses el Gobierno del depuesto presidente catalán Carles Puigdemont declaró la independencia, pero el Ejecutivo del presidente del gobierno español Mariano Rajoy intervino la Generalitat y convocó las elecciones del pasado diciembre, en las que los independentistas revalidaron la mayoría en el Parlamento regional.

El sondeo también incluyó una estimación de voto si ahora hubiera unas nuevas elecciones al Parlamento catalán, mostrando que Ciudadanos volvería a ganar con el 24,7% de los votos y 33-35 escaños.

El sondeo fue realizado en Cataluña del 10 al 30 de enero con una muestra de 1.200 personas.