Mendoza. Varias provincias del oeste de Argentina fueron sacudidas este sábado en la madrugada por un fuerte sismo de magnitud 8,8 registrado en Chile.´

Una de las réplicas causó la muerte de un menor de 8 años en la capital de Salta, cuando se le cayó una pared.

El niño falleció cuando estaba con otros dos menores, quienes quedaron heridos, indicó Diario Uno.

Es que ciudades de las andinas provincias de San Juan, Mendoza, Neuquén y La Rioja, entre otras limítrofes con Chile, sintieron el movimiento, que también repercutió en la capital argentina, ubicada a unos 1.100 kilómetros al este de la zona indicada.

"Empezó a temblar todo cuando estábamos en un festival (popular de música) con 30.000 personas. Fue largo (el sismo) y se interrumpió el espectáculo", relató José Gioja, gobernador de la provincia de San Juan.

"Se sintió fuerte, pero no han habido consecuencias en nuestra zona", agregó en declaraciones periodísticas.

Una fuente de la policía fronteriza argentina dijo que por la magnitud del sismo había casas con problemas en sus estructuras en diferentes poblados cordilleranos.

En la populosa ciudad de Mendoza, la gente salió a la calle por temores a réplicas, con bolsos en sus manos, dijo a Reuters un habitante del lugar vía telefónica.

Algunas comunas mendocinas registraron cortes de luz.

"Es mucha la energía liberada por el sismo, lo que produjo un pánico generalizado", declaró a la prensa el sismólogo Miguel Castro desde Mendoza.

El paso terrestre "Cristo Redentor", que une Argentina y Chile por la parte central de su extensa frontera, está parcialmente liberado, pero autoridades viales no recomendaron su uso por los desmoronamientos producidos en las altas montañas.

Edificios altos de oficinas de la ciudad de Buenos Aires fueron evacuados momentáneamente por precaución, aunque lentamente recuperaron la normalidad.

"Mi casa se movió, éramos varias personas en la calle porque se movió todo", explicó otra persona por mensaje de texto.

Desvían vuelos.Los vuelos desde el argentino aeropuerto internacional de Ezeiza estaban cancelados hacia Santiago de Chile, mientras que el aeropuerto de la occidental Mendoza recibía algunos aviones que eran desviados desde el afectado país sudamericano.

Por ello, cinco aviones aterrizaron este sábado a Mendoza, de los cuales tres siguieron hasta el aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, Argentina.

Argentina y Chile están separados por la Cordillera de Los Andes a lo largo de unos 5.000 kilómetros.