Pasar al contenido principal
Accidentes automovilísticos ponen en tela de juicio al "milagro" Tesla
Martes, Julio 12, 2016 - 16:11

La compañía que fabrica carros con pilotos automáticos está siendo cuestionada por no informar a tiempo -al público general y accionistas- los accidentes que han sufrido sus clientes.

Cromo - El Observador. La Comisión de Mercados y Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés) inició una investigación en contra de Tesla Motors por una presunta violación a las leyes de valores. La revista Fortune hizo un artículo considerando que la empresa había esperado a desvelar el accidente en uno de sus autos con piloto automático hasta después de una venta de acciones por un valor de US$2.000 millones.

Joshua Brown, de 40 años de edad, falleció en una autopista de Florida luego de que su vehículo Modelo S de 2015 chocara contra el tráiler de un camión.

El accidente ocurrió el 7 de mayo y la venta de acciones, el 18 de mayo. Tesla comunicó el accidente a la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA) el 16 de mayo. El público general no conoció la noticia hasta el 30 de junio, cuando se publicó la entrada "Una pérdida trágica" en el blog de Tesla.

Desde ese entonces, otros dos autos de la marca Tesla han sufrido accidentes en diferentes ciudades mientras tenían activada la función de piloto automático. Uno se estrelló contra la barrera de seguridad de la parte derecha de una carretera y volcó. Ni el conductor ni el pasajero sufrieron heridas. El otro caso implicó un coche contra un poste de madera.

La NHTSA tiene competencias viales, no financieras. Ese es el objetivo de la SEC. Bajo las leyes federales de EEUU, las empresas deben otorgar toda la información material -aquella que afecte sustancialmente al valor de la empresa- a todos los inversores al mismo tiempo. En concreto, se debe aclarar si el conocimiento del accidente con el piloto automático es relevante o no para los inversores.

El piloto automático de Tesla seguirá llamándose "beta" hasta que no haya recorrido 1.000 millones de millas. Según su manual de instrucciones, "está diseñado para el confort del conductor, y no exime de su responsabilidad".

El hecho también es investigado por la Junta Nacional de Seguridad del Transporte, con el fin de determinar si existen problemas relacionados con el desarrollo de los autos sin conductor.

"Cada vez que hay un accidente significativo, Tesla recibe una alerta de colisión", dijo Tesla a través de un comunicado. "Y como hacemos con todas ellas, inmediatamente nos ponemos en contacto con el cliente para saber que está a salvo. Hasta que nos conteste, no podremos realizar una investigación más elaborada", dijo la compañía.

Autores

Cromo - El Observador