Pasar al contenido principal
Encuesta revela que uso de tablets aumentaría el hábito de la lectura
Miércoles, Marzo 2, 2011 - 10:46

Según una encuesta realizada por Bain & Company a casi 3.000 consumidores de Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido y Corea del Sur, los lectores tienden a leer más cuando mayor equipamiento digital poseen.

Nueva York. Varios factores sugieren una justa evolución hacia la era digital de consumo de literatura, a pesar de que la mayoría de los lectores  pretenden seguir fieles al papel. La naturaleza complementaria de los e-libros – libros electrónicos- y el papel, además de la piratería electrónica limitada -por lo menos hasta la fecha- hacen prever que la industria editorial no se resentirá, ni sufrirá las mismas sacudidas que la industria de la música al arribo de las nuevas tecnologías, sino que al revés. El poder de la palabra puede aumentar.

Esta migración del libro de papel hacia el e-book, no obstante, sienta ciertas interrogantes: ¿Cuáles son las palabras electrónicas que deben ser preservadas en el futuro? ¿Quién va a asegurar su conservación? ¿Cuál de las inundaciones cada vez mayores de verborrea electrónica serán seleccionados para su conservación? ¿Bajo qué criterios? ¿Qué es transitorio y qué es patrimonio?

Los grandes clásicos de la era de la edición digital aún no se han escrito. Pero desde el pasado sabemos que el tipo de palabras que vive la gente, siempre cambia cualquiera sea su formato. Esto plantea una oportunidad para el negocio editorial. Innumerables bibliotecas, nacionales o privadas, ya ha comenzado la digitalización de contenidos basado en papel para garantizar su preservación. Una tarea colosal que requieren inversiones igualmente grandes.

Quizás lo único que se resentirá de manera irreversible serán los libros de referencia, como enciclopedias y mapas, que ya han migrado a los formatos digitales. Casi todos están disponibles gratuitamente en Internet, lo que ha deprimido considerablemente las ventas de impresión. Por otra parte, el modelo de negocio de la prensa ya ha sido interrumpido. Independientemente del dispositivo, los consumidores de hoy esperan de la información ubicua, instantánea y gratuita. Casi el 90% de los encuestados que sólo se lee en línea libre de contenido de noticias.

Esto responde a que desde la llegada de la era Gutenberg, los avances en la impresión y la distribución de la tecnología han propiciado una corriente continua de nuevos formatos que abordan los cambios en las necesidades de las sociedades.

Para los editores de libros de hoy y las empresas de prensa, el cambio digital es colocar al lector aún más en el centro de la inventiva. Hacerlo participar en la construcción de un texto. Premiar sus ideas publicándolas, haciendo que un terreno de exclusivo uso intelectual, se convierta en uno para ser explorado, dejando de manifiesto  que de este nuevo formato se desprenderá un profundo cambio en el ecosistema de la publicación, tanto literal como metafóricamente, ya que se necesitará menos celulosa y con ello menos tala de árboles, y  porque también aumentará la tendencia a generar un nuevo hábitat cultural, donde el énfasis se pone en la creación de contenido propio.

Autores

AETecno