Pasar al contenido principal
Las armas de Bitel para conquistar al competitivo mercado telecom de Perú
Martes, Enero 19, 2016 - 08:26

A poco más de un año de haber iniciado operaciones en el país, el director general de la firma vietnamita, Hoang Quoc Quyen, señala que a partir de este año la empresa empezará a instalar su red 4G.

Para aprender más sobre el Perú, Hoang Quoc Quyen, el actual director general de Bitel, decidió desde que llegó al país hace casi cuatro años viajar a varias ciudades y comunidades. Y así como el ejecutivo vietnamita pudo ampliar su conocimiento sobre el mercado local a través de este recorrido, la operadora de telefonía móvil que él dirige también ha logrado ampliar su cobertura a través de una red de fibra óptica que, a cuatro años de la llegada de Bitel al país y a un año de su lanzamiento comercial oficial, tiene una extensión de 17.000 kilómetros.
 
La amplia cobertura es una de las mayores características de la compañía asiática actualmente. A la fecha, según informa la empresa, su señal 3G abarca el 85% de los centros poblados con servicios de telefonía móvil, lo cual representa alrededor de 16.000 comunidades a nivel nacional. “Tenemos más de un millón de clientes y estamos en las 25 regiones del Perú”, destaca Hoang Quoc Quyen.

De acuerdo con Alejandro Jiménez, catedrático de ESAN, Bitel ha contribuido a dinamizar la competencia entre las operadoras de telecomunicaciones, así como en ampliar la cobertura de la telefonía móvil. “Es de resaltar que el mercado objetivo de Bitel [centros poblados y zonas urbanas del interior del país] estaba muy desatendido [y la empresa] ha ingresado a él con tarifas bajas”, dice el también ex gerente general del Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel).

ACELERADOR EN MARCHA

A un año de su arribo al Perú, la empresa tiene nuevos y grandes objetivos para los siguientes 12 meses de operaciones. Para empezar, según su director general, la empresa espera alcanzar los 2,5 millones de clientes al cierre de 2016 (entre clientes residenciales y corporativos). “Vamos a seguir concentrándonos en brindar servicios para personas de ingresos medios [especialmente los jóvenes], ya que es el grupo que más crece”, resalta  Hoang Quoc Quyen. De acuerdo con Carlos Valdez, director de la carrera de Ingeniería Electrónica de la UPC, existe un gran potencial para llevar servicios al segmento juvenil del país. “Es un mercado jugoso. Ellos buscan velocidad y buen precio“, dice el catedrático.

Luego de haber invertido màs de US$400 millones entre 2011 y 2015, la firma planea desembolsar en el Perú aproximadamente US$250 millones en 2016. Varios serán los focos de esta inversión (la que permitirá, a su vez, alcanzar la meta de clientes que se ha impuesto la empresa).

De acuerdo con Hoang Quoc Quyen, parte de la inversión se irá en ampliar su red de fibra óptica en 1.000 kilómetros, lo cual le permitirá potenciar su cobertura a nivel nacional. “Nosotros pensamos que sin fibra óptica en el futuro los ciudadanos  peruanos no podrán tener servicios de datos de calidad!“, resalta el ejecutivo.

Según los especialistas, esta sería una apuesta clave para el crecimiento de la firma vietnamita en el país. “Uno de los principales requerimientos para que una red de telecomunicaciones pueda prestar servicios de calidad y confiables es contar con un buen backbone (red), más aún si es propio, y no depender de un tercero. El backbone de fibra óptica le da a Bitel enormes oportunidades de incursionar en la prestación de nuevos servicios y generar nuevos negocios, como lo es la implementación de la telefónica fija (de hecho ya ha comenzado en algunos puntos del país), domótica, data center, telefonía y TV IP”, dice Francisco Leiva, director ejecutivo de la consultora de telecomunicaciones Konsutel. De acuerdo con Alejandro Jiménez, de ESAN, la ampliación de su red permitirá a la firma expandir su mercado de clientes regulares y empezar a ser atractivos para los clientes corporativos.

La inversión en infraestructura de Bitel en 2016 también estará focalizada en aumentar su número de antenas de telefonía móvil. La compañía planea cerrar el próximo año con 5.000 antenas, más del doble de lo que tiene actualmente. Sin duda, este es un enorme reto para Bitel (y en general para todos los operadores de telefonía móvil), ya que la colocación de esta infraestructura sigue generando temor en una parte de la población peruana, y tiene la oposición de muchas autoridades municipales. “Las empresas móviles, además de dar confianza a la ciudadanía adoptando las medidas que ha impuesto el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, deben generar sinergias con la municipalidades que permitan acelerar la expansión de la infraestructura. Bitel ya lo ha hecho, por ejemplo, al entregar sistemas de cámaras de seguridad en algunos distritos“, dice Francisco Leiva.

RED RENOVADA

El director general de Bitel adelanta que desde noviembre de 2015 la compañía empezó a brindar el servicio de 4G. La nueva red ha sido implementada en el norte del país (Trujillo y Chiclayo), y durante 2016 llegará a otras regiones. “Migrar de la plataforma 3G a 4G no es un proceso tan complicado para ellos, ya que aún no tienen una gran cantidad de clientes”, dice Carlos Valdez. Para Leiva, esta decisión es vital, ya que hoy los clientes exigen accesos a internet cada vez más veloces y confiables.

En cuanto a nuevos servicios, a través de su actual red de fibra óptica (y su futura ampliación), la firma espera potenciar los enfocados a clientes corporativos. A partir del próximo año, la firma brindará a ese segmento el servicio de internet dedicado y el de telefonía fija inalámbrica. “El potencial (de esos clientes) es enorme, si se considera la gran cantidad de empresas que están creciendo a nivel nacional, más las nuevas que están ingresando al país; y que definitivamente requieren enlaces de datos confiables, con velocidades de subida y bajada estables, para cubrir sus necesidades de comunicación y envío, y respaldo de datos en cualquier parte del Perú”, dice Francisco Leiva, de Konsutel.

La tarea de captar clientes corporativos no sería nada sencilla. “Ellos son más difíciles de captar por los niveles de exigencia, ya que requieren del operador voz, datos y diversas soluciones a la vez. Pienso que no será tan fácil que las corporaciones cambien a sus actuales proveedores, ya que cualquier cambio implica un riesgo”, dice Alejandro Jiménez, de ESAN.

El próximo año, la empresa proyecta continuar creciendo en la venta de sus líneas prepago y pospago. Cabe destacar que hoy el prepago es el principal negocio de la firma asiática. “El prepago en el Perú es el mercado más grande todavía. Debe representar alrededor del 75% de los usuarios de telefonía móvil. Lo bueno que hace Bitel en ese negocio es que pone ofertas muy interesantes, que era algo que no había antes. Sin embargo, en el futuro también tiene que potenciar el pospago. Hay que tener en cuenta que los otros operadores no se van a quedar quietos“, dice Carlos Valdez.

Según Hoang Quoc Quyen, a partir del 2016 Bitel aumentará la cantidad de datos ofrecidos en los dos tipos de líneas móviles. El ejecutivo vietnamita también considera que los precios de los equipos en el Perú aún pueden bajar más.

Bitel también tiene planeado aumentar sus casi 29.000 puntos de venta que actualmente tiene la empresa en 2016. Asimismo, a las 63 tiendas propias que tienen esperan sumarle unas 50 al cierre de 2016. Adicionalmente la empresa también tiene planeado invertir en publicidad y marketing de forma intensa en los siguientes años.

Hoang Quoc Quyen dice que la empresa tiene la intención de participar próximamente en la licitación de la banda de 700 MHz para 4G. “Ahora tenemos dos bandas. Necesitamos una nueva banda para que la gente pueda obtener un servicio aún mejor“, dice. Para Alejandro Jiménez, es vital que el Estado efectúe cambios en las bases de este concurso. “Es mejor dividir la banda en cuatro bloques y no solo en tres, como se está proponiendo. También sería importante que el concurso considere compromisos de inversión e infraestructura, y no solo considerar el precio ofertado”, dice el especialista. La licitación se llevará a cabo en 2016.

Bitel espera que sus nuevas apuestas, servicios e inversiones lo ayuden alcanzar una participación de mercado en el rubro de telefonia móvil de 10% en 2016 (actualmente tiene 3%). Asimismo, la empresa espera que en sintonía con sus expectativas de aumentar el número de clientes, su actual facturación mensual –que oscila entre US$7 millones y US$8 millones– también crezca.

SECTOR CON FUTURO

Pese a la desaceleración económica, el sector de telecomunicaciones registró en general un crecimiento en sus indicadores durante este año. “El rubro ha crecido aproximadamente 10% en 2015, según Osiptel, empujado principalmente por la expansión de los segmentos de internet fijo y móvil (20%) y de cable (12%). El sector se muestra muy dinámico y con mucho potencial de crecimiento, pues para la población actual la necesidad de comunicación se ha convertido en un bien de primera necesidad más que en un bien suntuario o prescindible“, dice Carlos Valdivia, socio de EY.

De acuerdo con Valdivia y otros especialistas, 2015 ha estado marcado por una competencia muy fuerte entre los operadores ya existentes y dominantes en el mercado móvil (Telefónica y Claro) y los nuevos (Entel y Bitel). “La competencia ha beneficiado al usuario que hoy tiene más opciones a su disposición y una mayor cantidad de planes. Esto se refleja en los casi 1 millón de líneas traspasadas en los últimos 18 meses a través del sistema de portabilidad numérica“, dice Valdivia.

Para Alejandro Jiménez, además de la licitación de la banda programada para el próximo año, el ingreso de los operadores móviles virtuales también dinamizará la competencia (la firma Virgin Mobile debe estar iniciando operaciones a fines del primer trimestre de 2016). Jiménez también espera que en 2016 aumente la venta de teléfonos inteligentes y se desarrolle una mayor penetración en las zonas aún no atendidas por las operadoras. Según los especialistas, en la medida en que se logren concretar las inversiones en infraestructura de antenas y se alcance una mayor cobertura del servicio 4G, habrá un aumento en los servicios de internet móvil en 2016. Carlos Valdivia considera que el sector crecería más que el PIB el próximo año.

A nivel de regulación, según Francisco Leiva, en 2016 Osiptel tiene por reto desarrollar políticas que den igualdad de oportunidades para competir a las empresas entrantes, como, por ejemplo, la implementación del roaming nacional y seguir fomentando la compartición de infraestructura.

Por lo pronto, Hoang Quoc Quyen adelanta que, además de concretar sus diversas metas en el Perú, el Grupo Viettel (dueño de Bitel) tiene en la mira llegar a un nuevo país de América Latina en 2016. Si bien evitó dar más detalles de la nueva apuesta del conglomerado vietnamita, el ejecutivo indicó que llegaría a ese mercado con un nombre distinto al de sus otras operaciones. Actualmente el Grupo Viettel –con 265 millones de clientes y una facturación aproximada de US$8.775 millones al cierre de 2014– tiene presencia en Vietnam, Haití, Mozambique, Laos y Camboya (países en los que el grupo opera con nombres distintos). Todo indica que los próximos años serán retadores para el operador de telefonía móvil, tanto fuera como dentro del país.

* Fotografía principal: Bitel.

Autores

Hugo Flores Córdova