Pasar al contenido principal
Tim Cook: en el centro de la escena tras la salida de Steve Jobs
Viernes, Agosto 26, 2011 - 15:14

Ahora Cook deberá probar que su instinto para la tecnología es tan agudo como el que mostró cuando entró a Apple en 1998 tras dejar la alguna vez poderosa Compaq, por entonces la fabricante de computadoras número uno a nivel mundial.

Tim Cook, un fanático del fútbol americano que nació en un pequeño pueblo y se convirtió en el presidente ejecutivo de la mayor compañía de tecnología del mundo, enfrenta desde hace tiempo la pregunta de si tendrá la misma extraordinaria visión de su predecesor Steve Jobs.

La duda se volvió aún más trascendente el miércoles cuando Jobs renunció a Apple Inc y Cook tomó su lugar, por recomendación del propio cofundador de la empresa.

Cook, presidente de operaciones de Apple por mucho tiempo, fue confirmado por el directorio de la firma y Jobs fue designado director tras haber tenido que alejarse por cuestiones de salud.

Ahora Cook deberá probar que su instinto para la tecnología es tan agudo como el que mostró cuando entró a Apple en 1998 tras dejar la alguna vez poderosa Compaq, por entonces la fabricante de computadoras número uno a nivel mundial.

En ese momento, Apple apenas se mantenía a flote. Su arriesgada decisión no solo cambió su vida sino que alteró el curso de la historia de la tecnología.

“El descubrimiento más significativo de mi vida hasta el momento fue el resultado de una única decisión, mi decisión de entrar aApple”, dijo a estudiantes de la Universidad

de Auburn el año pasado.

“Trabajar en Apple nunca fue un plan que haya trazado, pero sin lugar a dudas fue la mejor decisión que tomé jamás”.

EXIGENCIAS

Ahora, como líder de una de las marcas más reconocidas del planeta, a Cook se le exigirá que satisfaga tanto a inversores como a los consumidores, que ven a Apple como un pionero de la tecnología.

Gente que conoce y trabajó con él en las últimas dos décadas lo describe como “brillante” y “fenomenal”.

También es llamado un genio a la hora de pensar cadenas de suministro en una empresa que valoriza la eficiencia operativa casi tanto como el diseño.

Sin embargo, tras años de relativo anonimato como segundo de Jobs, de alguna manera aún no ha sido puesto a prueba.

“Tim ha sido el presidente ejecutivo de facto por algún tiempo y la compañía ha sido enormemente exitosa”, dijo Colin Gillis, un analista de BGC Financial. “La visión y la hoja

de ruta siguen intactas”.

Cook comenzó a tomar más responsabilidades luego de que a Jobs le diagnosticaran una raro tipo de cáncer pancreático y debiera recibir un trasplante de hígado.

A pesar de su mala salud y de las crecientes especulaciones acerca de cuándo dejaría Apple, Jobs reaparecía una y otra vez en los grandes eventos de la compañía para deleite

y sorpresa de Wall Street y de los seguidores de la marca.

JUGANDO PARA GANAR

Una de las cosas que Cook tiene en común con Jobs es su profunda competitividad. “No está en esto por la fama o el ego o el dinero. Está en esto para ganar”, dijo Greg Petsch,

que fue jefe de Cook en Compaq Computer a fines de la década de 1990. Cómo Cook consiguió su trabajo es parte de la leyenda de Apple. El diario Wall Street Journal cuenta que Jobs, que recién regresaba a Apple para revitalizar la compañía, había rechazado a varios postulantes de una manera brusca, como por ejemplo levantándose en medio de una

entrevista.

De acuerdo al propio Cook, se entendieron de inmediato, y Cook tomó su profética decisión. Le dijeron que sería un tonto si dejaba Compaq por otra compañía al borde de la quiebra.

Pero ya estaba decidido.

“Escuché a mi intuición, no al hemisferio izquierdo de mi cerebro”, dijo Cook. Jobs y Cook se complementaron desde

entonces. Mientras Jobs es famoso por su carácter explosivo, o por despedir a empleados en un abrir y cerrar de ojos, Cook es descrito como centrado y de hablar suave.

Jobs se interesa en la espiritualidad y el vegetarianismo, y Cook, que es de Alabama, adora el fútbol universitario de Auburn y es un fanático de la preparación física.

Y mientras Jobs disfrutó de una fama parecida a la de una estrella de rock al inicio de su carrera como pionero de la era computacional, Cook -muy celoso de su

privacidad- trabajó duro en la oscuridad durante años.

Una persona que trabajó con Cook en Apple dijo: “Tiene una mente de acero”.

“No sólo sabe todo acerca de lo que está  haciendo, sabe todo acerca de lo que tú estás haciendo también”.

Algunos dicen que los logros de Cook, sin mencionar su hábil manejo de la resurgente unidad Mac de Apple, demuestran que es

mucho más que un experto en cadenas de suministro.

“Lo llaman un genio operacional, pero Tim es mucho más estratégico de lo que se le atribuye”, dijo Petsch.

TRAMPOLIN

Aunque los ejecutivos de operaciones en general no son considerados para un puesto

como el de presidente de una compañía, Petsch recordó el ascenso a la cima del ex presidente ejecutivo de Intel, Craig Barrett, desde ese rol.

“Lo tienen en muy alta consideración en Apple”, dijo Ashok Kumar, analista de Rodman & Renshaw. “Desde una perspectiva de sucesión no podrían identificar a un mejor candidato”.

Otros argumentan que ya es anticuado pensar en Apple como un simple vehículo para la visión tecnológica de Jobs.

Jobs ha estado rodeado durante años por un equipo de dirección sumamente talentoso, con ejecutivos como el jefe de diseño Jonathan Ive, el gurú del software

para móviles Scott Forstall y con el jefe de comercialización de productos Phil Schiller, que estarán allí para Cook.

VIAJE "IMPROBABLE"

Hay pocas dudas de que gran parte denbla mística de Apple circula alrededor de Jobs. Su enfoque de largo alcance, a veces

contrario a la intuición, ha llevado a Apple a una seguidilla de triunfos.

Aunque Jobs estuvo involucrado en las decisiones estratégicas, Cook dirigió la compañía en el día a día.

El nuevo jefe de Apple reconoció que hay un largo camino entre las oficinas generales de Apple en Cupertino, California, y Robertsdale, Alabama. Un viaje “improbable”, según dijo.

“Estoy en donde estoy en la vida porque mis padres se sacrificaron más de lo que debieron, por maestros, profesores, amigos y mentores

que se preocuparon más de la cuenta, y por causa de Steve Jobs y de Apple”, dijo Cook el año pasado.

Cook fue el hermano del medio en una familia de tres hijos descrita por gente en Robertsdale como “realmente agradable”. Sus padres, Geraldine y Donald, se han

convertido en celebridades locales mientra la estrella de su hijo sube.

En la preparatoria de Robertsdale, Cook terminó como segundo en su clase de unos 175 estudiantes en 1978, fue presidente de la Sociedad Nacional de Honor, tocó en la

banda y fue votado como “el más estudioso”, de acuerdo al anuario.

Obtuvo un título de ingeniería industrial de Auburn en 1982 y recibió su maestría en administración de la Universidad Duke en 1988.

La carrera de Cook en el mundo de la tecnología sigue todo el recorrido desde los primeros días de la revolución que produjeron las computadoras.

Pasó 12 años en IBM trabajando en el área de distribución y manufacturas de América del Norte antes de moverse a Intelligent Electronics en 1994, donde fraguó su reputación de experto en operaciones.

“Es un ejecutivo excepcional”, dijo Mark Briggs, que supervisó su trabajo en IE.

Briggs lo recuerda como un hombre muy analítico, concentrado en las mediciones que evalúan la cadena de suminstro de la empresa. “Simplemente trabaja todo el tiempo, esa

es su vida”.

Autores

Reuters