Nueva York. Los precios del crudo subieron más de un 1% este viernes, debido a que las sanciones de Estados Unidos contra Irán reducirían la oferta, pero los futuros anotaron una baja semanal ya que los inversores temen que las disputas comerciales desaceleren el crecimiento y dañen la demanda de energía.

El referencial Brent subió 74 centavos a US$72,96 el barril. El crudo en Estados Unidos, en tanto, ganó 82 centavos a US$67,63 el barril.

El Brent cerró la semana con un declive de un 0,5% y el West Texas Intermediate (WTI) con una baja de un 1,2%, luego de que una ola de ventas el miércoles dejó a ambos referenciales en terreno negativo.

"No es sorprendente ver algo de repunte", dijo Tariq Zahir, quien agregó que los precios permanecerían presionados ya que la demanda de gasolina de Estados Unidos se desacelera en otoño y las refinerías cierran por tareas de mantención, lo que aumenta los inventarios de crudo. "Ahora depende de lo que veamos en las cifras de demanda", destacó.

Los inventarios de crudo de Estados Unidos cayeron menos que lo esperado la última semana, y datos publicados este viernes mostraron que las empresas del sector de energía sumaron el mayor número de plataformas petroleras activas desde mayo.

Las firmas de perforación agregaron 10 plataformas petroleras en la semana al 10 de agosto, elevando el total a 869, la cifra más alta desde marzo de 2015, dijo este viernes la empresa de servicios de energía Baker Hughes de General Electric Co.

Las crecientes disputas comerciales están ensombreciendo las perspectivas de crecimiento económico e impulsando el dólar, la moneda en la que el petróleo cotiza internacionalmente, lo que vuelve al crudo más costoso para los consumidores que utilizan otras divisas.

A pesar de esos temores, los precios fueron impulsados por las sanciones de Estados Unidos contra Irán, que afectarán a las exportaciones de petróleo a partir de noviembre. La Unión Europea, China e India se oponen a las medidas, pero el mercado espera que muchos cedan a la presión de Washington.

Analistas esperan que las exportaciones de petróleo e Irán caigan en entre 500.000 y 1,3 millones de barriles por día, debido a que compradores de Japón, Corea del Sur e India ya están reduciendo sus órdenes.