Brasilia. Brasil registró un superávit de cuenta corriente de US$32 millones en septiembre, para un saldo negativo en 12 meses equivalente al 0,75% del Producto Interno Bruto (PIB), informó este jueves el Banco Central.

En una encuesta de Reuters, la expectativa era de un superávit de US$388 millones. En el mes, las inversiones directas en el país (IDP) sumaron US$7.829 millones, por encima de la proyección de analistas de US$7.000 millones.

En 2018 hasta ahora, van 5 meses de superávit y 4 de déficit, siendo que en el acumulado del año el saldo de las transacciones corrientes es negativo en US$7.435 millones, sobre US$2.745 millones en igual periodo de 2017.

En 12 meses, el saldo suma US$14.495 millones, correspondiente al 0,75% del Producto Interior Bruto (PIB).

El BC empeoró en el último mes su proyección para el año a un déficit de US$14.300 millones, sobre US$11.500 millones antes, principalmente por un cálculo más modesto para la balanza comercial.

En septiembre, la balanza comercial siguió como el factor de mayor peso para el resultado de las transacciones corrientes.

A pesar de que el saldo fue positivo en US$4.563 millones, mostró una pequeña caída sobre el nivel de US$4.921 millones registrado un año antes. Esto es porque las importaciones crecieron más que las exportaciones, respondiendo a una mejora en la actividad económica, movimiento que se ha observado a lo largo de todo el año.

Al mismo tiempo, los gastos netos de brasileños en el exterior cayeron un 37,7% sobre septiembre del año pasado, a US$816 millones, influenciados por la depreciación cambiaria, apuntó el BC en nota.

Por su parte, las remesas de ganancias y dividendos hacia fuera tuvieron un salto del 67,3%, a US$2.103 millones.