La ecuatoriana María Fernanda Espinosa fue designada este martes, con 128 votos, para presidir la 73 Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en el nuevo periodo de sesiones.

Es la cuarta mujer en 73 años que preside el máximo organismo internacional. Al tomar la palabra, indicó que defenderá "los principios fundamentales de la ONU".

"Quisiera rendir un homenaje especial a las mujeres que luchan cada día por acceder a puestos de trabajo en igualdad de condiciones; a las mujeres y niñas víctimas de la violencia; a las niñas y adolescentes que demandan acceso a información y educación de calidad", indicó Espinosa.

Ecuador ya tuvo un representante en la ONU hace 45 años. Fue el diplomático Leopoldo Benites Vinueza.

Era el turno de la región de América Latina y el Caribe nominar a un presidente de la Asamblea General en base a la rotación geográfica entre los países miembros de la ONU.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, indicó que acoge "con gran beneplácito la designación de María Fernanda Espinosa como presidenta de la 73 Asamblea General de Naciones Unidas".

La hondureña Mary Elizabeth Flores Flake, de 44 años, era la segunda postulante. Las dos latinoamericanas participaron hoy como únicas candidatas para presidir la asamblea, en una carrera que dividió a la región.

Espinosa asumirá el cargo en septiembre al comienzo de la sesión de la Asamblea General.

Es poco habitual que la elección se realice entre varios candidatos, ya que normalmente el puesto se adjudica por consenso sin necesidad de una votación.

Era el turno de la región de América Latina y el Caribe nominar a un presidente de la Asamblea General en base a la rotación geográfica entre los países miembros de la ONU.

En Ecuador, Espinosa enfrenta críticas locales y un pedido de juicio político en la Asamblea Nacional.

*Con información de El Universo de Guayaquil y Reuters.