Pasar al contenido principal
Células de "goteo" en el cerebro permiten a paciente luchar contra cáncer terminal
Viernes, Diciembre 30, 2016 - 05:30

Un tipo de inmunoterapia ya existente fue utilizado de una manera innovadora en Richard Grady, un hombre de 50 años, en Duarte, California.

MedicalXpress. Un hombre con un cáncer mortal en el cerebro que se había extendido a su columna vio que sus tumores se encogían y, por un tiempo, desaparecieron por completo después de un nuevo tratamiento para ayudar a su sistema inmune a atacar su enfermedad.

Richard Gray, de 50 años, recibió un tipo de inmunoterpia, que ya ha ayudado a personas con cáncer de sangre como la leucemia, Pero la diferencia es que se le administró de una forma totalmente innovadora, lo que permite su uso no sólo en tumores del cerebro, sino también en otros tipos de cáncer que puden propagarse como el de mama o pulmón.

Grady fue la primera persona que recibió el tratamiento goteado a través de un tubo en un espacio en el cerebro donde se hace líquido espinal, enviándolo por el camino donde el cáncer viajó a su columna vertebral.

El Dr. Behnam Badie, jefe de neurocirugía de la Ciudad de la Esperanza, un centro de cáncer en Duarte, California, donde se trató a Grady, indicó que el paciente tuvo "una respuesta notable" que abre la puerta a pruebas más amplias.

Todos los años en EE.UU. 20.000 personas son diagnosticas con el tumor cerebral llamado glioblastoma. Grady tuvo acceso a la cirugía habitual para estos casos, radiación y quimioterapia, pero el cáncer volvió. Es por esto que decidió inscribirse en un ensayo clínico en Ciudad de la Esperanza para buscar otra solución. allí obtuvo algunas de sus propias células sanguíneas, las células T, extraídas y genéticamente modificadas en el laboratorio para convertirlas en soldados especializados para buscar y destruir el cáncer.

El tratamiento, llamado terapia de células CAR-T, se ha utilizado para los cánceres de sangre, pero su valor para los tumores sólidos se desconoce. Ciudad de la Esperanza ha estado probando la inyección de las células directamente en el cerebro.

Primero, Grady tuvo más cirugías para extirpar tres de sus tumores más grandes. Luego recibió seis infusiones semanales de las células a través de un tubo en su cerebro, donde el más grande se había ido. No hubo cáncer allí, pero los tumores restantes continuaron creciendo, aparecieron otros nuevos y el cáncer se extendió a su columna vertebral.

Los doctores decidieron dar un paso audaz: colocar un segundo tubo en su cerebro, en una cavidad donde se crea el líquido espinal y colocar las células allí.

"La idea era que el flujo del líquido cefalorraquídeo llevara las células T a diferentes lugares", dijo Badie.

Después de tres tratamientos, todos los tumores se habían contraído dramáticamente. Después del décimo tratamiento, "vimos todos los tumores desaparecer", y Grady fue capaz de recortar otros medicamentos y volver al trabajo, dijo Badie.

Nuevos tumores, sin embargo, ahora han surgido en diferentes puntos de su cerebro y la columna vertebral, y se está recibiendo tratamiento de radiación. Pero su respuesta a la inmunoterapia duró más de siete meses, y "para él vivir más de un año y medio" después de empezar es increíble para una situación donde la supervivencia a menudo se mide en semanas, dijo Badie.

Los efectos secundarios del tratamiento fueron manejables, incluyendo dolores de cabeza, fatiga y dolores musculares, y algunos pueden deberse a otros medicamentos que Grady necesitaba, informaron los médicos.

Es una investigación temprana, pero es un avance para el campo "que demostró que esto es seguro, al menos en este paciente", dijo el doctor Donald O'Rourke, un neurocirujano que se encuentra encabezando un estudio similar en la Universidad de Pensilvania.

O'Rourke trató a 10 pacientes con tumor cerebral con células CAR-T pero usó una única dosis IV. Un documento detallando los resultados está en marcha, pero "es bastante sorprendente lo que hemos encontrado", dijo.

En Ciudad de la Esperanza, nueve pacientes han sido tratados hasta ahora, pero sólo tres con infusiones en la cavidad del cerebro espinal líquido. Dos de los nueve no han respondido al tratamiento, dijo Badie.

Su estudio es apoyado por la organización sin fines de lucro Gateway for Cancer Research, la Food and Drug Administration (FDA), el Instituto de Medicina Regenerativa de California y los Institutos Nacionales de Salud. Algunos autores reciben regalías de patentes pendientes o dinero de Mustang Bio, Inc., que ha licenciado parte de la tecnología.