Pasar al contenido principal
Chile: Donación cruzada entre personas vivas podría ampliarse a "desconocidos"
Lunes, Septiembre 12, 2016 - 07:30

Actualmente se discute en el Congreso una nueva modalidad de donación que permitiría ceder tejidos a otros sin la necesidad de que sean familiares, cómo lo exige la actual legislación.

BioBio. Sea o no un donante ante la ley, ninguna persona está exenta de experimentar un giro en su vida que la haga requerir el trasplante de un órgano. Solicitando una transferencia más sencilla como podría ser la de un riñón o compleja como un corazón, a veces ésta es la única alternativa que el afectado tiene para continuar su vida.

En Chile se puede donar una parte del cuerpo sólo si el donante está muerto. También existe la posibilidad de conceder órganos entre personas vivas siempre cuando éstas mantengan un lazo sanguíneo o estén casadas.

No obstante, hace dos meses la Comisión de Salud aprobó un proyecto que permite la donación cruzada de órganos entre personas vivas y hoy está siendo discutido en el Congreso.

Esta modalidad consiste en que una persona puede ceder tejidos a otra aunque no sean familiares, siempre y cuando ésta haya manifestado su intención de donar un órgano a un pariente y este no sea compatible. De esta forma, la persona a quien pretendía donar su órgano, recibirá un trasplante desde un familiar de la persona a quien está ayudando.

“En ocasiones se identifican parejas donante-receptor incompatibles entre ellos”, explica la doctora Nelly Alvarado, coordinadora de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales, y detalla: “El proyecto permite que se busquen entre quienes están en lista de espera y aquellos dispuestos a donar. Por ejemplo, si usted quiere donarle a un hijo y no es compatible con él y existe otra persona que quiere donar a otro familiar y tampoco es compatible, se puedan cruzar y eventualmente ampliar las posibilidades de encontrar un receptor a tiempo”.

Alvarado señala que para encontrar estas parejas, el Instituto de Salud Pública tendría en paralelo a la lista de trasplantes un registro nacional confidencial de donantes-receptores que no serían compatibles entre sí, para buscar a otras parejas donante-receptor que sí lo sean.

Órganos: Cuáles puedes donar y sus riesgos

Por razones lógicas, una persona viva no puede donar su corazón; no obstante, existen otros órganos únicos que sí puede transferir a un paciente, ya sea de forma completa o parte de él. Estos son: riñón, pulmón, hígado, intestino y páncreas.

Respecto al trasplante de hígado, del cual sólo se extrae una fracción, la doctora explica que este órgano tiene la capacidad de regenerarse y crecer entre 6 y 8 semanas tras la operación.

“La parte que queda en el donante vuelve a crecer hasta su tamaño original. Mientras que el trozo trasplantado se adapta al tamaño del abdomen del receptor”, señala.

A pesar que el proceso luce sencillo, Nelly explica que este implica una intervención quirúrgica de gran magnitud que compromete riesgos tanto para quien recibe el órgano como para quien lo dona, como en cualquier intervención quirúrgica.

“Algunos especialistas cuestionan el hecho de que se intervenga a una persona estando en una condición óptima de salud”, detalla.

En el caso del riñón, la doctora comenta que el riesgo es mucho menor, puesto que se interviene con un sistema de cirugía de invasión mínima llamado laparoscópica y no experimentan una anestesia general.

Alvarado explica que las personas que donan este órgano deben contar con una salud óptima además de estar informados sobre lo que significa vivir con un solo riñón.

Por otra parte, Nelly destaca el impacto que esta donación tiene en la calidad de vida de las personas trasplantadas. “Reduce la posibilidad de necesitar un tratamiento sustitutivo con diálisis y ayuda al paciente a enfrentar su enfermedad renal”, comenta.

En tanto, los donantes deben llevar una vida sedentaria por semanas y, una vez pasado ese período, se valorará la reincorporación a la normalidad personal y laboral.

Finalmente la doctora recuerda que ley chilena define la donación de órganos, ya sea de donante vivo o cadáver, como un acto gratuito. Está prohibido y sancionado cualquier acción tendiente a sacar provecho económico de un órgano propio o ajeno.