Pasar al contenido principal
Chile: Prohíben venta de cuatro productos que se comercializaban como medicamentos
Viernes, Febrero 26, 2016 - 13:26

En la ciudad fronteriza de Arica, en que el país limita con Bolivia y Perú, el Instituto de Salud Pública y el Servicio Nacional de Aduanas detectaron elementos que infringen el código sanitario.

Cluster Salud. Gotita de Oro, Súper Calcio Cubano, Centella Asiática y Bío vigorizante-2010. Esos son los nombres de los productos cuyo uso y distribución prohibieron las autoridades sanitarias chilenas, tras detectar su comercialización tras ingresar por la ciudad de Arica, al norte del país, que concentra un activo mercado al limitar con Perú y Bolivia.

Según comunicó el Servicio Nacional de Aduanas (SNA), la alerta la generó el Instituto de Salud Pública a través del Departamento Agencia Nacional de Medicamentos (Anamed) gracias a una investigación en conjunto con la Dirección Regional de la Aduana de Arica. Funcionarios de la frontera detectaron la entrada de alimentos deshidratados y pulverizados con su respectiva autorización, pero todo indicaba que serían comercializados con otros fines, por lo cual se coordinó una investigación conjunta con el Instituto de Salud Pública y se detectaron también elementos para envase y etiquetado.

Fiscalizadores del Instituto de Salud Pública realizaron un seguimiento a la comercialización en Santiago y Victoria, constatando que los productos eran procesados y ofertados como medicamentos con una serie de propiedades terapéuticas que no pueden ser atribuidas a suplementos alimenticios, ya que son propias de un producto farmacéutico según lo define el Código Sanitario y reglamentación complementaria. Adicionalmente, se desconocía la calidad de las materias primas, las condiciones de fabricación y envasado, por lo tanto, no son reconocidos como seguros y eficaces para los usos referenciados.

"El riesgo a la salud se debe a que muchas de las personas que adquieren estos productos dejan de lado el tratamiento que fue prescrito por un médico y lo cambian por productos que no tienen ni una acción terapéutica en el organismo”, afirmó Pamela Milla, jefa del Anamed, quien destacó el trabajo conjunto con el Servicio Nacional de Aduanas.

El Director Regional de la Aduana de Arica, Emilio Araya, explicó que los fiscalizadores aduaneros están en constante análisis y coordinación con otros servicios públicos, “de tal forma de velar por la protección de nuestros ciudadanos. En este caso si bien se trata de importaciones amparadas en documentación y que no ingresan como contrabando, su uso posterior es el que genera dudas y por eso se mantienen lazos con otras autoridades”.