Santiago. El gobierno chileno proyectó que la economía crecerá un 3,2% en 2019, menos que su estimación de abril de un 3,5%, dijo este martes el ministro de Hacienda en medio de una caída del comercio global y los precios del cobre, la principal exportación de Chile.

El ministro Felipe Larraín dijo ante una comisión del Congreso para presentar el Informe de Finanzas Públicas que el crecimiento se ajustó a un rango de entre 3% y 3,5%, pero que para estimaciones puntuales se usaría una cifra "sesgada a la baja" de 3,2%.

La previsión inicial de crecimiento del gobierno en su presupuesto para 2019 fue de un 3,8%.

Larraín señaló además que el precio promedio del cobre para 2019 caería a US$2,85 por libra, lo que presiona la economía del mayor productor mundial del metal rojo. En la Ley de Presupuesto para 2019 el gobierno chileno había estimado un precio promedio del cobre de US$3 por libra.

"No es algo positivo para la situación fiscal", dijo Larraín, agregando que la economía chilena "ha ido de menos a más" este año y que esperan una recuperación para el segundo semestre.

"No es algo positivo para la situación fiscal", dijo Larraín, agregando que la economía chilena "ha ido de menos a más" este año y que esperan una recuperación de la actividad para el segundo semestre.

En el primer trimestre, la economía chilena creció un débil 1,6% afectada por una fuerte caída en el sector minero, que aún muestra dificultades para recuperarse tras lluvias e inundaciones en el norte de Chile en los primeros meses del año y una huelga de dos semanas en la estatal Codelco, la mayor productora mundial de cobre.

Citando preocupaciones sobre el rumbo de la economía global por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, a inicios de junio el Banco Central recortó la estimación de crecimiento del PIB de Chile para 2019 a un rango de entre 2,75% y 3,5%, desde una estimación anterior de entre 3% y 4%.