Lima. El presidente peruano, Alan García, dijo este sábado que su país está "al servicio" de Chile, luego de que su vecino fue sacudido por un potente terremoto que provocó un tsunami y dejó al menos 147 muertos.

La región centro y sur de Chile fue golpeada en la madrugada de este sábado por un sismo de magnitud 8,8 -uno de los más potentes que se ha registrado en el mundo- que derrumbó viviendas y hospitales y llevó a declarar parte del país como zona de catástrofe.

"Extendemos nuestra solidaridad y estamos al servicio del gobierno y del pueblo chileno para lo que ese país necesite de nosotros", dijo el presidente a periodistas.

"Estamos a la espera de que se nos diga qué es lo que se requiere (...) todo lo que ordene el gobierno chileno estamos a las órdenes", agregó García.

El movimiento, mucho más poderoso que el mortífero terremoto que devastó a Haití recientemente, generó una gigantesca ola que arrasó con la mitad de un pueblo en la isla de Juan Fernández, ubicada unos 600 kilómetros de la costa.