Santiago. Frente al debate surgido en Chile respecto a la información entregada sobre el riesgo de tsunami en las costas chilenas en la noche del sábado después del terremoto de 8,8 magnitud Richter, el comandante en jefe de la Armada, almirante Edmundo González, afirmó que la institución comparte una responsabilidad parcial en la entrega de estos datos.

González se refirió al actuar de la Armada en una entrevista a TVN, en la que narró la cronología de lo hecho en la madrugada del sábado. Explicó que "a las 4.07 colocamos el protocolo que exige la coordinación que tenemos que hacer con la Onemi para la alerta del tsunami. Pero, paralelamente, a las 3.55, aproximadamente, indicamos la misma información: que había alerta de tsunami a la Onemi por vía HF, es decir, equipos de comunicación de alta frecuencia".

Agregó que la Onemi recibió la información de que había posibilidad que se produjera un maremoto "con la debida antelación".

Explicó que el aviso fue "media hora después de que se produce el terremoto, lo que es un tiempo suficiente, aceptable y lógico de evaluación de las condiciones para poder descartar o asegurar que se va a producir tsunami. Y en ese período, la institución Armada de Chile, a través del Shoa (Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada), entregó esa información a la Onemi".

La primera ola del tsunami afectó a la costa de Curanipe aproximadamente a la 3.54 de la madrugada, o sea, casi a la misma hora en que la Armada dio el primer aviso y 20 minutos después del terremoto, informó La Tercera.

En tanto, el archipiélago Juan Fernández fue afectado por el tsunami a las 4.30, casi 35 minutos después del aviso de la Armada a la Onemi.

Consultado sobre si la Presidenta Michelle Bachelet tomó contacto de madrugada con el Shoa para conocer la situación de las costas, el almirante reconoció que "la Presidenta llamó al Shoa aproximadamente a las 5.15 de la madrugada para ver si se mantenía o no la alerta que nosotros habíamos dado hacía aproximadamente una hora y 10 minutos atrás".

Indicó que frente a las preguntas de la jefa de Estado, "en eso nosotros fuimos poco claros en la información que le entregamos (a la Presidenta). No fuimos lo suficientemente precisos para decirle a la Presidenta si se mantiene o se cancela (la advertencia). Y eso, indudablemente, con la información que le entregó el jefe del servicio del Shoa, hizo que la Onemi, por instrucciones de la Presidenta, no declarara la alerta". Añadió: "Hubo un titubeo por parte nuestra en haber dicho 'las condiciones que informamos hace una hora atrás se mantienen'".

Sobre la responsabilidad de la Armada frente a la respuesta entregada ante el riego de tsunami, González dijo que "compartimos esa responsabilidad. Lo digo con toda honestidad, lo lamentamos mucho, pero la verdad la situación fue así. La Presidenta hizo lo correcto: le preguntó al organismo técnico y nosotros fuimos poco claros".

Respuesta de la ONEMI. En la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), su directora Carmen Fernández afirmó que desde la Armada “hubo una información de tal nivel de imprecisión, ambigüedad, que a nadie le permite tomar una decisión”.

Enfatizó que “lo he reiterado mil veces: si la información hubiese sido de claridad técnica, así hubiese sido lo más perfecta del mundo, no existía ninguna posibilidad de hacer nada porque no había ningún sistema que permitiera alertar a la gente”.

Enérgica, puntualizó que “lo he dicho en todos los tonos, no habría habido ninguna posibilidad porque no se dispone del tiempo. Está la dirección del territorio marítimo y marina mercante que a través de la capitanía de puerto que reciben la información pudieron haber emitido la alerta ¿y por qué no la emitieron?”.

“A lo menos tres veces el operador del Servicio Hidrográfico de la Armada dijo no hay probabilidad de tsunami”, recordó Fernández.

Fernández dijo que como Onemi, “de la única cuestión que me quiero hacer cargo, es que no hemos sido suficientemente capaces de promover, porque no tenemos los presupuestos lo que sea, de difundir de mejor modo estas medidas en las comunas costeras.

Por su parte en el gobierno, el subsecretario del Interior, Patricio Rosende, evitó entrar en polémica. “Tendremos la oportunidad, se lo aseguro, para analizar en detalle si lo que se hizo estuvo bien hecho, si fue oportuno, pero hoy no es el minuto para eso”, dijo.