Santiago. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, envió un mensaje "de tranquilidad, ánimo y esperanza" a todos los ciudadanos del país, tras el terremoto de 8,8 grados que afectó al país la madrugada de este sábado.

Bachelet expresó su "más profundo sentimiento de pesar a todos los familiares de las víctimas", y su "solidaridad a todas aquellas familias que tienen seres queridos lesionados o que deben lamentar la pérdida de sus bienes más esenciales".

La mandataria, vestida de riguroso negro y visiblemente agotada,  se trasladó las oficinas del organismo estatal de emergencia tras el terremoto y durante el día sobrevoló cuatro regiones afectadas por el violento terremoto, que ha causado la muerte de más de 200 personas.

“Nuestra historia está plagada de desastres naturales que ponen a prueba la voluntad, el tesón y la solidaridad que nos caracteriza como nación. Pero también nuestra historia registra la fortaleza y perseverancia de nuestra gente. Como lo hemos hecho ante cada dificultad, no tengo duda de que sabremos salir adelante”, afirmó.  

En cadena de radio y televisión, Bachelet subrayó que se están tomando todas las medidas para asegurar el funcionamiento de los servicios básicos, y que los miembros de su gobierno "están dedicando y dedicarán todas sus energías a trabajar para normalizar lo más pronto posible la situación en el país".

Sin embargo, reconoció que se trata de una “ardua tarea”, tanto para “enfrentar la emergencia, como para la reconstrucción”.

“No será algo fácil. Requiere de tiempo, de muchos recursos pero, por sobre todo de la voluntad y colaboración de todos nosotros”, enfatizó.

Asimismo, expresó su reconocimiento a los medios de comunicación, a los integrantes de las fuerzas militares, carabineros y bomberos, así como a los trabajadores de la salud, que han trabajado para apoyado a las víctimas.