Santiago. “Una ayuda rápida” que será coordinada por un grupo de trabajo conjunto entre Naciones Unidas y el gobierno de Chile garantizó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Además de los US$10 millones del fondo central de emergencias entregados en efectivo, el funcionario reiteró que el próximo 10 de marzo, en el marco de la Asamblea General, se analizará la mejor manera de seguir colaborando, explicó en entrevista con la radio Cooperativa, consignó el sitio de noticias Emol.

Tras su visita a Concepción, una de las zonas más devastadas, Ki-moon aseguró que le “entristeció” ver tanta destrucción, pero “me dio el convencimiento claro de que el mundo entero, Naciones Unidas, la comunidad internacional en su totalidad, tenía que juntarse para pararse detrás del pueblo de Chile en todo su esfuerzo para la reconstrucción.

En ese sentido, destacó que tras las intensas reuniones que sostuvo con los equipos de la presidenta Michelle Bachelet y del mandatario electo Sebastián Piñera, ya se han podido identificar cuáles son las necesidades más urgentes.

Las principales son albergues, viviendas provisorias, saneamiento, comunicaciones, teléfonos satelitales, hospitales de campaña, además de elementos de pesca artesanal.

El titular del organismo, agregó que la ayuda ofrecida por la ONU es sólo una respuesta coherente con la actitud que ha tenido el país ante emergencias similares en otras naciones. “Cuando Haití fue golpeado por el terremoto, Chile fue uno de los primeros en llegar, es natural que Naciones Unidas le coopere a Chile retribuyendo la ayuda que ha prestado”.