Santiago. Los principales ejecutivos de las mayores cadenas minoristas de Chile se reunieron este domingo con el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, con el objetivo de analizar medidas para asistir a las víctimas del violento terremoto que afectó  este sábado al país.

En el encuentro, celebrado en el Palacio de La Moneda, participan el presidente de la cadena Cencosud, Horst Paulmann, propietario de los supermercados Jumbo y Santa Isabel, y el gerente general de D&S, Enrique Ostalé, de los hipermercados Líder.

Al término de la cita, ambos ejecutivos dijeron que están en condiciones de garantizar el abastecimiento en sus locales de la zona centro-sur del país, aunque también solicitaron al gobierno adoptar medidas que garanticen la seguridad de los recintos, tras los saqueos registrados en algunos locales.

Ostalé señaló a los periodistas que el gobierno "cuenta con toda nuestra cooperación", y que "nuestra red se encuentran funcionando con normalidad, y pondremos a su disposición todo lo que esté a nuestro alcance”.

“Quero dar una señal clara de tranquilidad, que la gente no debe temer desabastecimiento (...) los sistemas están funcionando, y sólo hay problemas en aquellas localidades” afectadas por el terremoto, añadió el ejecutivo.

Consultado si la firma entregará una canasta básica en las zonas devastadas por el terremoto, adelantó que se trata de una medida que debe ser resuelta por las autoridades.  “El gobierno hará todos los esfuerzos para que (las personas) obtengan los productos necesarios.  El gobierno también da garantías de que la seguridad va existir”.

En tanto, Paulmann afirmó que “estamos haciendo todos los esfuerzos” y que su cadena se encuentran operativa, con excepción en ciudades como Talca, Los Ángeles y Concepción, las zonas más afectadas por el violento terremoto.  “Estamos atendiendo normalmente en casi todos los locales en Santiago”, añadió.

El ejecutivo también pidió a los medios de comunicación locales evitar informar de los saqueos registrados en distintos puntos del país, pues a su juicio ello alentaría otras medidas de esta naturaleza. “No hablen de saqueos, ni saquen (las señales) en vivo”, afirmó.