Después del evento telúrico que provocó la total caída del sistema eléctrico chileno, la generadora Colbún -controlada por el Grupo Matte- activó un plan de acción para que, en coordinación con el centro de despacho (CDEC-SIC), a partir de las 04:00 hrs. del sábado se pusiera en operación la central Hidroeléctrica Colbún y la termoeléctrica Candelaria para suministrar electricidad a parte de la zona central. 

Ante la falta de disponibilidad del sistema de transmisión troncal, dicho suministro se realizó a través de la propia línea de transmisión que conecta Colbún con la Región Metropolitana.

Para abastecer la zona sur, entre Valdivia y Puerto Montt, la compañía eléctrica puso en operación sus centrales Canutillar y Antilhue.

“La generación de Colbún ha sido fundamental para mantener el suministro eléctrico en parte de la zona central y sur del país”, dijo Carlos Abogabir, gerente de Asuntos Corporativos de Colbún.

“En base a la información disponible al día de hoy, podemos decir que nuestras centrales están disponibles para seguir aportando con energía eléctrica al delicado momento que vive el país. Para que tal operación continúe en forma segura y confiable, mantendremos activado un plan de inspecciones que se continuará ejecutando durante los próximos días”, agregó el ejecutivo.

En cuanto a los proyectos en construcción de la generadora, Abogabir agregó que tanto el proyecto hidroeléctrico San Pedro, como el proyecto Santa María de Coronel, no presentarían daños relevantes.

“En todo caso, antes de continuar con su construcción, realizaremos una evaluación exhaustiva para asegurar la seguridad de nuestros trabajadores y contratistas”, dice.