Santiago. El gobierno chileno decidió extender el toque de queda en la ciudad de Concepción, una de las zonas más afectadas por el violento terremoto que afectó al país este sábado, al tiempo que anunció un reforzamiento de la presencia militar con el objetivo de garantizar el orden público.

El anuncio fue confirmado por la propia presidenta chilena, Michelle Bachelet, y por el ministro de Defensa, Francisco Vidal, en el terminal aéreo de la Fuerza Aérea chilena, donde esperaban la llegada del gobernante brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

El toque de queda se iniciará a las 20.00 horas locales (23.00 GMT) de este lunes y se extenderá hasta las 12.00 horas locales (15.00 GMT) de este martes, precisó las autoridades locales.

Bachelet también anunció que a partir de este lunes estarán desplegados en la zona más de 7.000 efectivos, con el objetivo de garantizar la seguridad de las principales ciudades, asediadas por saqueos y delincuentes que han sobrepasado a las autoridades y fuerzas policiales.

"La verdad es que Concepción va a poder tener tranquilidad”, dijo la mandataria chilena, quien también formuló un llamado a la “conciencia de las personas”. 

En el mismo sentido, el ministro Vidal enfatizó que “quien quiera imponerse por sobre el estado de derecho, entienda que sufrirá las consecuencias, pero no vamos a dejar desamparados a dos millones de chilenos de manos de vándalos y delincuentes”.

Más tarde, el general Bosco Pessce, jefe de zona de la Región del Maule, decretó toque de queda en Talca, Cauquenes y Constitución a partir de medianoche hasta las 06:00 de la mañana.

En Linares, los vecinos dicen sentirse abandonados. Denuncian que existen saqueos y permanecen sin agua. El casco antiguo de la ciudad se derrumbó producto del terremoto.

Dramático relato. Previamente, el alcalde de la pequeña localidad de Hualpén, Marcelo Rivera, aseguró que las autoridades centrales no están recibiendo información adecuada sobre las zonas afectadas por el terremoto.

“Yo le pido por favor a la presidenta, al ministro de Defensa,  que la realidad que están informando a nivel país no es la que estamos viviendo aquí.  Los delincuentes se han tomado la ciudad, que manden efectivos, necesitamos seguridad, el agua y los alimentos no pueden esperar”.

En un dramático relato a la radio local Bío-Bío, afirmó que “no le tenemos miedo a los temblores, le tenemos miedo a los delincuentes, ¡por favor que pongan mano dura, si tienen que matar, que maten, pero esto es ya caos”.

Refuerzo militar. En paralelo, el Ejército informó que en la Octava Región contará con más de 4 mil 500 efectivos militares, mientras que otros dos mil uniformados trabajará en la Sétima Región, los sectores más afectados por el violento terremoto.

"El despliegue de los efectivos se han empleado en las localidades más damnificadas por la emergencia, realizando labores de traslado de enfermos y heridos, distribución de agua y alimentos, apoyo a hospitales, despliegue de puestos de atención médica, búsqueda de personas y ahora, especialmente, se han abocado a funciones de seguridad y resguardo”, dijo la entidad en un comunicado.

La entidad castrense adelantó que también reforzarán su presencia en el ámbito de las telecomunicaciones.

De igual forma, para enfrentar las demandas de transporte y traslado, están operando 19 aeronaves. 

En el área sanitaria, está funcionando en Talca un puesto de atención médica especializada, donde también operará el Hospital Militar de Campaña. Otro puesto de atención se instalará en Curicó.

La Armada dijo que 300 infantes de marina comenzaron a llegar el lunes para apoyar las tareas de seguridad en la ciudad y en el vecino puerto de Talcahuano, devastados por el terremoto y tsunami.