Santiago. Chile comenzó este lunes a estimar los millonarios daños que dejó el potente terremoto y tsunamis, con su impacto en la actividad productiva y en la reactivación económica tras caer el año pasado en su primera recesión en una década.

El sismo de magnitud 8,8 de este sábado -el quinto más fuerte del que se tenga memoria desde 1900 según el Servicio Geológico de Estados Unidos- fue seguido por varios tsunamis, dejando al menos 723 muertos, casas y edificios por el suelo, además de graves daños en industrias, autopistas y puertos.

"El problema central para medir el efecto en la economía es saber la magnitud del daño del terremoto en áreas como infraestructura, comercio e industria. Y en eso están las empresas y organismos públicos", dijo Guillermo Pattillo, director de economía de la Universidad de Santiago.

El ministro de Hacienda, Andrés Velasco, dijo que en los próximos días se cuantificarían los daños, pero la consultora en desastres naturales Eqecat estimó entre 15.000 millones de dólares y 30.000 millones de dólares los daños para la economía provocados por el devastador terremoto que afectó al centro y sur del país.

La industria minera, crucial para una de las economías más sólidas de America Latina, se sacudía el polvo y reanudaba sus operaciones.

Según datos del Banco Central, la actividad económica en la capital chilena representa 42,5% del PIB, mientras que las sureñas regiones del Maule, Biobío y La Araucanía, las más golpeadas por la catástrofe, representan menos de 25%.

Diversos sectores económicos -entre ellos forestal, industrial y agricultura- han tenido que suspender la producción, y los daños en infraestructura y en medios de transporte alcanzarían millonarias pérdidas que podrían resentir el crecimiento 2010, dijo la corredora Corpcapital.

El Banco Central había calculado originalmente un crecimiento de entre 4,5% y 5,5% del Producto Interno Bruto para este año, luego de que se contrajo en 2009.

Para alentar la economía este año, el Banco Central dijo que mantendría la tasa de interés clave en un mínimo histórico de 0,5% al menos hasta el segundo trimestre.

"Tenemos una política monetaria expansiva que, tal como lo veníamos anunciando, va a ser expansiva por un tiempo (...) de manera de que la recuperación de la inversión y del gasto se hagan con un costo financiero adecuado", dijo De Gregorio a periodistas.

La correduría BCI estimó que la tasa del Banco Central podría experimentar una suave subida más allá de junio.

Daño en puertos e industrias. La nueva terminal de gas natural licuado (GNL) de la costa central de Quintero no sufrió daños, según su operadora BG; pero las dos refinerías de la petrolera estatal ENAP se encontraban paralizadas y en una a dos semanas podrían reiniciar operaciones.

Los puertos de Valparaíso y San Antonio, los principales terminales marítimos del país, comenzaban a retomar sus actividades paulatinamente, aunque el sureño puerto de Talcahuano estaba cerrado tras el impacto de un tsunami.

Varios puentes desplomados impedían el normal funcionamiento de la principal carretera del país, mientras que el despegue de vuelos nacionales e internacionales desde el aeropuerto de la capital chilena estaban suspendidos.

La bolsa chilena bajaba este lunes por las caídas de acciones de inmobiliarias, minoristas e industrias, mientras el peso se estabilizaba luego de un pánico inicial.

El grupo siderúrgico chileno CAP, la principal acería del país, dijo el que el terremoto afectó "seriamente" las instalaciones de su filial Siderúrgica Huachipato, ubicada en las cercanías del epicentro del terremoto y de uno de los tsunamis que barrió al sur del país.

En Santiago, a unos 450 kilómetros al norte del epicentro, las operaciones financieras se reiniciaban con lentitud, debido a que en muchas oficinas el sismo derribó computadoras y cortó el acceso a internet y otros servicios.

Las acciones de los dos mayores grupos forestales de Chile, Empresas Copec y CMPC caían en la bolsa, debido a que tienen numerosas instalaciones en la zona más afectada por el terremoto.

Las acciones que más caían en la sesión de la Bolsa eran las de la constructora de edificios Paz Corp, debido a los daños que provocó el sismo, pero entre las que más ganaban figuraban las firmas cementeras y de tableros.