Santiago. ¿Cuántas personas murieron tragadas por las olas de los tsunamis en Chile? La pregunta es difícil de responder incluso para el jefe del Servicio Médico Legal (SML), Patricio Bustos.

"La cifra de desaparecidos es muy difícil de determinar. Puede demorar mucho tiempo", admitió. En una entrevista con la agencia Reuters desde la zona del centro de Chile donde los tsunamis arrasaron este sábado pasado pueblos enteros, Bustos puso como ejemplo a cientos de personas que, según testigos, fueron sorprendidas cuando acampaban en una isla.

El trabajo del SML es crucial ahora que el gobierno chileno decidió reportar solamente los muertos identificados, 276 hasta la fecha.

El cambio de criterio agregó confusión al costo humano del sismo de magnitud 8,8 que estremeció Chile y los tsunamis que lo siguieron. Antes, el gobierno había contado 802 muertos, sin identificarlos.

Bustos dijo que su equipo trabaja en la identificación de más cadáveres, pero no precisó cuántos. Otros, dijo, podrían no aparecer jamás. "Entramos en una etapa con menos víctimas, pero con más dificultades", indicó.

Los forenses chilenos, que ayudaron a identificar restos de desaparecidos durante la dictadura militar de Augusto Pinochet, usaron al comienzo huellas digitales.

Pero, ante el deterioro de los cadáveres que comenzaron a ser devueltos por las olas después de días a la deriva, están utilizando antropólogos, arqueólogos y dentistas forenses para identificar víctimas a partir de muestras de dientes y de ADN.

Dadas las dimensiones de la catástrofe, suspendieron las autopsias para agilizar el trabajo.

Bustos dijo que los cuerpos que no sean reclamados serán conservados durante un tiempo en cámaras frigoríficas. "Si en un plazo de seis meses o un año continúan sin ser identificados, vamos a trazar un perfil genético y los vamos a enterrar de a uno con un número", explicó.

"En Chile no hay fosas comunes ni las habrá", indicó.

Equipos forenses en otras naciones como Argentina, España, Estados Unidos y Panamá ofrecieron su ayuda. El Servicio Médico Legal chileno, que colaboró con la identificación de cuerpos tras el tsunami en el sudeste asiático de fines del 2004, está evaluando si la necesita.