Santiago.  El gobierno chileno levantó este jueves la alerta de maremoto, que había sido decretada después de fuertes movimientos registrados en la zona centro sur del país.

El anuncio fue realizado por el nuevo subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, tras visitar la estatal Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), donde monitoreó los efectos de los sismos.

El alerta se mantendrá temporalmente para la isla de Pascua.

Chile fue sacudido este jueves por fuertes réplicas del potente terremoto del 27 de febrero, la mayor con una magnitud 6,9, que provocaron alarma en la población y obligaron a decretar una alerta preventiva de tsunami.

Los movimientos se produjeron casi simultáneamente a la ceremonia de investidura del nuevo presidente chileno, Sebastián Piñera.

Previamente, el nuevo ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, había asegurado que el movimiento telúrico sólo había provocado alteraciones en el nivel del mar.

"Hasta esta hora no tenemos fenómenos de tsunami (...) es normal que se produzcan después de un sismo alteraciones en las mareas", sostuvo Hinzpeter.

Chile ha sido sacudido por decenas de réplicas tras el terremoto de magnitud 8,8 de la madrugada del sábado 27 de febrero, que provocó tsunamis que arrasaron con varias localidades costeras y dejó unos 500 muertos identificados hasta el momento.