Santiago. El Ministerio de Agricultura inició un catastro de daños y situaciones de emergencia agrícola presentes en las zonas dañadas por el reciente terremoto que afectó al país.

La cartera está recopilando datos, para luego desplegar un plan de trabajo destinado a responder a objetivos como el asegurar el abastecimiento interno de alimentos, rehabilitar la operatividad de los equipos regionales ministeriales, reactivar la actividad económica, el empleo del sector, y colaborar con el resguardo del bienestar de la población rural.

Los datos se recopilarán de las Comisiones Regionales de Emergencia Agrícola (Creas), el sistema de recolección de información de los distintos sectores productivos de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) y las distintas secretarías regionales de agriculturas y servicios del ministerio.

Con ello se busca identificar las pérdidas de cultivos, problemas presentados en infraestructuras de riego, productivas y de transporte, y dificultades de abastecimiento de energía y combustible.

En una primera instancia, se están abordando temas como la conectividad y el abastecimiento de combustible.

El Ministerio de Agricultura se está coordinando con otras carteras para enfrentar los problemas ya identificados como el atraso en la cosecha de cereales y la regulación del funcionamiento de plantas lecheras y las cadenas agroindustriales.