Santiago. Las refinerías Biobío y Aconcagua, las principales productoras de combustibles del país y que abastecen al 85% del mercado, se encuentran paralizadas por cortes de electricidad y daños estructurales.

Según explicó el gerente general de la Empresa Nacional de Petróleo (Enap), la situación más complicada es la refinería de Biobío, ubicada en Concepción, donde se cayó una chimena que se usa para producir diésel, lo que la tendrá sin operar por varia semanas, informó el diario La Tercera.

En la refinería Aconcagua el daño es menor, ya que se encuentra paralizada por falta de energía, por lo que una vez repuesto el servicio podría volver a operar. De acuerdo al ministerio de Energía, su puesta en marcha tardará entre cinco y seis días.

Para asegurar el suministro del país la compañía ya tomó medidas, y Azócar aseguró que se hará por dos vías: en primera instancia se utilizará el stock disponible que tienen los estanques de almacenamiento de Enap. Estos alcanzan para cubrir diez días de abastecimiento de diésel y unos quince días para las gasolinas.

Además, se importará diésel y bencinas, según consignó el diario chileno, el sábado Enap contrató dos buques que estarán en el país antes que termine la primera quincena de marzo.

Desesperación por combustibles. A esta complicada situación, se suma que desde el sábado temprano largas filas de consumidores trataban de abastecerse de combustibles, lo que ejercía más presión al servicio.

Frente a esa situación, Enap recomendó a las distribuidoras mayoristas privilegiar la venta a los servicios de urgencia, como bomberos, ambulancias y carabineros. Algunas distribuidoras optaron por racionar la venta de combustibles a automovilistas, vendiendo como máximo 20 y 10 litros.

Según Azócar el sistema de abastecimiento global de bencina no está en problemas, aunque pueden haber dificultades puntuales. Agregó que la población no debe estar preocupada y llamó a los usuarios a no sobreconsumir combustibles.