Santiago. Los envíos de gas natural desde Argentina a Chile aumentaron seis veces tras el terremoto, pasando de 300 mil metros cúbicos diarios que había en febrero, a los dos millones del 1 de marzo.

Y en el contexto de la emergencia tras el sismo y tsunami vivido en Chile, las autoridades argentinas están disponibles para enviar el gas que el país necesite, ya que el sistema eléctrico chileno está operando al límite, indicó La Tercera.

En el gobierno chileno reconocen que el apoyo argentino ha sido relevante para aumentar las importaciones de gas a la zona central, a través del gasoducto GasAndes.

El aumento de los envíos argentinos, permitió usar las centrales de ciclo combinado, como San Isidro (379 MW) de Endesa. Fuentes citadas por el medio, explicaron que la unidad operó el fin de semana con gas argentino.

El aporte energético permite descomprimir la demanda de diesel por parte de las centrales térmicas.

El ministro de Energía, Marcelo Tokman, señaló que gracias a la reposición de la principal línea del sistema eléctrico, "ya se cuenta con un sistema troncal", que facilita la inyección de energía de las hidroeléctricas.

Dijo que ello “permite aprovechar la capacidad de generación hidroeléctrica del sur e inyectarla hasta el centro del sistema. Esto, porque hay que ser sumamente cuidadoso con el uso de los combustibles”.

Hay inquietud en las autoridades por el daño en una de las chimeneas de la refinería ubicada en la región del Bío Bío, que impide el procesamiento del combustible.

Al respecto Tokman dijo que “los stock ya pueden ser bombeados a través de un oleoducto hasta la planta de Chillán, lo que es fundamental para cargar los camiones que van hacia el sur", explica. Esta medida permitió que unos 150 camiones cargados con combustibles partieran desde Linares hasta Puerto Montt. "Estamos viendo que la situación en términos de suministro hacia el sur está solucionándose".

Agregó que "desde el punto de vista de los cálculos que tenemos por el stock, más los nuevos embarques (solicitados por Enap), más la caída de la demanda y los esfuerzos para disminuir el consumo eléctrico de diesel, del punto de vista de disponibilidad, no vamos a tener problemas”.