Santiago. El gobierno chileno defendió este lunes la labor de asistencia a las víctimas del violento terremoto que afectó este sábado a la zona centro sur del país, en medio de las críticas por la lenta entrega de la ayuda a los damnificados.

La ministra portavoz de La Moneda, Pilar Armanet, informó que los operativos que se han instalado en las zonas más afectadas tras el terremoto que afectó a la zona centro sur del país están funcionando de manera correcta.

"La coordinación entre autoridades civiles y militares está funcionando correctamente, estamos intentando normalizar, con la dificultad que eso significa, los servicios básicos", señaló.

Autoridades de las localidades más afectadas por el terremoto han reclamado que más de 48 horas después del terremoto, existe déficit de alimentos, agua, situación agravada por la ausencia de energía eléctrica y la congestión en las comunicaciones telefónicas.

Los medios de comunicación locales también han mostrado testimonios de chilenos que aseguran que no han recibido asistencia oportunamente, en materia de abrigo y alimentación.

Armanet recalcó que “estamos atacando el tema desde todos los frentes. Acá lo que estamos intentando es llegar a través de las Fuerzas Armadas, de las autoridades civiles, de las personas que pueden ayudar con apoyo”.

En ese sentido, la ministra enfatizó que "todos estamos llamados a ayudar", ya que "hoy es el momento de la acción, del apoyo, del cosuelo, de apoyar a la gente que está sufriendo. Somos muchos los chilenos afectados y necesitamos un Chile solidario".