Santiago. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, visitó este lunes brevemente Chile para ofrecer ayuda tras el devastador sismo que sacudió al país hace más de 48 horas, dejando hasta ahora más de 700 muertos y millonarios daños.

"Brasil hará todo el esfuerzo necesario para que el pueblo chileno sufra lo menos posible con esta catástrofe", dijo Lula en el aeropuerto de Santiago, donde arribó para dar apoyo a su par chilena Michelle Bachelet.

El mandatario, quien volvió a Sao Paulo inmediatamente, anunció que enviaría grupos de rescate y un hospital de campaña al país azotado por uno de los sismos más poderosos de la historia, que se registró la madrugada del sábado y alcanzó una magnitud de 8,8.

"En la medida que se va precisando, vamos a ir mandando (...) No podemos mandar cosas que Chile no va a necesitar", apuntó el mandatario en una conferencia de prensa junto a Bachelet en la loza del aeropuerto.

También ofreció aviones hércules para transportar pasajeros entre ambos países y señaló que hasta el momento no se habían registrado víctimas brasileñas en el terremoto.

El gobernante también tuvo palabras de aliento para la mandataria chilena, que se aprestaba a dejar su cargo el próximo 11 de marzo con históricos niveles de popularidad. "No merecía una catástrofe como ésta".