Santiago. El gobierno chileno decretó toque de queda en la región Bío-Bío, las más afectadas con el violento terremoto que asoló al país este sábado, mientras que distintas autoridades instaban a adoptar medidas que permitieran restablecer el orden público.

El toque de queda regirá a partir de las 21.00 horas locales de domingo y se extenderá hasta las 6:00 de la mañana. La medida forma parte del estado de excepción decretado por la presidenta chilena, Michelle Bachelet.

Inicialmente se había informado que el toque de queda también regía en la región del Maule, lo que fue descartado por las  autoridades locales.

En ese marco, el futuro mandatario, Sebastián Piñera, llamó a "restablecer el orden público", luego de los saqueos que se han registrado en distintas ciudades de la zona centro-sur del país, especialmente en Concepción y Talcahuano, una de las más afectadas por el terremoto.

“Se está desatando una actitud de saqueo de vandalismo, de pillaje, de delincuencia que está agravando, las consecuencias del terremoto, y por lo tanto tenemos que restablecer el orden público", enfatizó  el presidente electo.

Según dijo Piñera, que asume el próximo 11 de marzo, es necesario adoptar soluciones ahora. “Las demandas y las necesidades son urgentes y por eso quiero reiterar mi disposición a colaborar con el gobierno", añadió.

“Tenemos que recurrir a todos los recursos y nuestras Fuerzas Armadas están preparadas para contribuir en tiempos de crisis o de catástrofe como la que estamos viviendo", afirmó.

"Todos tenemos que colaborar, lo importante es llegar con ayuda que la gente necesita ahora, los enfermos necesitan hoy día atención y muchos no la están teniendo y la gente necesita también tranquilidad y orden público que desgraciadamente se ha estado perdiendo", enfatizó.