Santiago. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, afirmó que la prioridad en este momento es “brindar seguridad y tranquilidad a la población” y enfatizó que se va a aplicar la “severidad necesaria”, para evitar los saqueos que se han producido en la región del Maule y Bío Bío después del devastador terremoto que sacudió al país andino la madrugada de este sábado.

La mandataria afirmó que las imágenes que se han visto en las ciudades más afectadas del sur del país, con grupos saqueando centros comerciales y supermercados, son “intolerables” y advirtió que “quienes no entienden eso van a recibir todo el rigor de la ley”.

“Entendemos perfectamente las angustias y las necesidades apremiantes de la gente, pero sabemos perfectamente que hay acciones delictuales de pequeños grupos que están provocando enormes daños materiales y humanos, y que quede claro, eso no lo vamos a aceptar”, afirmó.

Bachelet repudió hechos como el incendio intencional de una multitienda y un supermercado en Concepción. Sostuvo que “no es tolerable que bomberos haya tenido que destinar recursos para sofocar un incendio” usando un recurso que en la emergencia es escasa como el agua.

Asimismo, lamentó que los vecinos se hayan tenido que organizar buscando autodefensa frente a los saqueadores. Al respecto, puntualizó que los hechos observados “no lo vamos a aceptar” y “se van a tomar todas las medidas que correspondan2.

Asistencia. La presidenta explicó que efectivos de la policía y las FF.AA. se han desplegado por las regiones más afectadas por el terremoto.

Sólo el Ejército destinó 11.850 funcionarios en las regiones del Maule y Bío Bío, mientras que la Armada ha destinado a más de 2131. Además hay 50 aviones, que están realizando labores de puente aéreo para el traslado de la ayuda.

En cuanto al dispositivo de emergencia para apoyar a los damnificados, ya se están enviando hospitales de campaña y distribución de alimentos y ropa.

También dos fragatas y una barcaza de la Armada recorrerán el borde costero para brindar apoyo a las caletas más afectadas.

Dura carga. La mandataria insistió en la gravedad del fenómeno de la naturaleza que se vivió este sábado en Chile.

Explicó que la tarea para el próximo gobierno será inmensa, pues haya ciudades derrumbadas. "El próximo gobierno va a tener una tremenda carga", dijo.

Agregó que actualmente la ciudad de Concepción está “bajo control”.