Santiago. El próximo ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, dijo el miércoles que estudia distintas opciones para recaudar recursos destinados a la reconstrucción después del potente terremoto que devastó una amplia zona del centro y sur del país.

"Estamos mirando diferentes opciones, pero estamos en una etapa de planificación", dijo.

"Realmente no puedo hacer comentarios es este momento", agregó.

El economista declinó especificar si esas opciones incluían la emisión de deuda soberana o recurrir a los miles de millones de dólares ahorrados en fondos durante un auge en el precio del cobre, y que según analistas son dos alternativas viables.

Los primeros cálculos de especialistas apuntan a que el daño por el terremoto, que ha dejado al menos unos 800 muertos, podría alcanzar a unos 30.000 millones de dólares, equivalente a cerca de un 15 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo a cifras previas del Ministerio de Hacienda, los dos fondos soberanos de Chile acumulaban recursos por unos 14.700 millones de dólares a valor de mercado a enero.

Larraín tendrá en sus manos el mando de las finanzas públicas chilenas el 11 de marzo, cuando el presidente electo, el derechista Sebastián Piñera, asuma tras dos décadas de gobiernos de un bloque de centroizquierda.

El diario El Mercurio dijo el miércoles que Piñera y el saliente Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet estaban estudiando la posibilidad de reasignar inversiones del presupuesto que estaban comprometidas para la zona norte, a las áreas más afectadas en el centro y sur.

Chile es el mayor productor de cobre en el mundo, pero las grandes minas se encuentran lejos del epicentro del terremoto de magnitud 8,8. Las minas más cercanas a la zona afectada reanudaban sus faenas tras una paralización momentánea por falta de energía.

Ahorros fiscales. El terremoto sorprendió a Chile justo cuando el país estaba dejando atrás su primera recesión en una década, debido a la crisis global, y el manejo de la reconstrucción del terremoto marcará los primeros meses de gestión de Piñera.

Larraín declinó comentar a Reuters sobre el impacto del sismo en la economía.

Justo antes del terremoto, el próximo ministro de Hacienda había estimado que el crecimiento del PIB sería un poco superior al 5 por ciento en el 2010, luego de una contracción de un 1,9 por ciento en el 2009, según pronósticos previos del Banco Central.

"Chile ahorró dinero en el pasado para lo que necesitara en el futuro, así que este es el momento para que el Gobierno utilice la mayor parte de esos recursos en orden de reconstruir el área devastada", dijo Alfredo Coutiño, director para América Latina de la firma Moody's Economy.com.

"Tiene que ser una combinación de diferentes factores: recursos acumulados en el pasado, una ampliación del déficit fiscal que implica deuda local o externa, y hay líneas de crédito internacional", agregó.

Coutiño dijo que el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han ofrecido líneas de crédito inmediatas para Chile debido al terremoto, que afectaría el crecimiento del país en el primer y segundo trimestre.