Santiago. Uno de los paisajes turísticos más típicos de la región del Maule –una de las más afectadas por el terremoto- tuvo un dramático cambio después del terremoto de este sábado.

Se trata del Parque Nacional Radal Siete Tazas, compuesto por fuentes de agua que al correr entre rocas van conformando siete pequeñas lagunas.

Después del sismo quedaron sin agua los Saltos de La Leona, el Velo de la Novia y las Siete Tazas. Ahora se observa la roca seca y desnuda, informa Emol.

El gerente de áreas protegidas y medioambiente de la Corporación Nacional Forestal de Chile (Conaf), José Luis Galaz, explicó que “pasado el Parque Inglés, el caudal de agua bajó muchísimo y no abastece a los saltos de La leona y Velo de La Novia, encontrándose completamente secos. Lo confirmé a través de comunicación radial con los guarda parques".

Agregó que "los guarda parques dicen que luego de las siete tazas vuelve a aparecer el flujo de agua".

Galaz indicó que de haber un dique o alguna obstrucción, ésta no sería de gravedad, por el nivel que llevaba el río, que este verano mostraba un bajo caudal.

"No hay peligro para la población y por ahora sólo se ha dañado el atractivo turístico. Creemos que todo volverá a la normalidad en el invierno, cuando el mayor caudal y los sedimentos tapen la posible fisura", dijo.

La teoría que se baraja es que una fisura en la roca filtró el agua a napas subterráneas.