Cancún/ Río de Janeiro. Cientos de turistas chilenos estaban este martes varados en ciudades como Cancún en México y Río de Janeiro en Brasil, a la espera de que los vuelos hacia su país sean reanudados tras el terremoto que tres días antes devastó buena parte de Chile.

Unos 600 turistas procedentes de Chile aguardaban en el balneario de Cancún, en el sureste de México, a que sean restablecidas las operaciones en el aeropuerto internacional de Santiago, cuya estructura sufrió severos daños por el terremoto de magnitud 8,8 que ha dejado cerca de 800 muertos.

En similar situación estaban decenas de personas que acampaban en el aeropuerto Antonio Carlos Jobim de Río de Janeiro a la espera de la normalización de los vuelos a Santiago y se quejaban de falta de información de las aerolíneas.

Algunos permanecían en hoteles, otros simplemente han optado por esperar en los aeropuertos.

La cónsul chilena en México, Judith Marabolí, dijo que a partir del miércoles los turistas podrían tomar vuelos hacia Chile.

"Obviamente están aquí todos los chilenos que no han podido salir, pero muy pronto tendremos buenas noticias y esto podría ser a partir de mañana", agregó Marabolí.

Las operaciones en el aeropuerto internacional de la capital chilena comenzaban a normalizarse este martes y se estaba instalando una carpa junto a la pista para atender a los pasajeros después de que el sismo destruyera la terminal, que estuvo cerrada desde el sábado.

La aerolínea chilena LAN informó que este martes reanudaría en forma restringida las operaciones nacionales e internacionales en la terminal aérea de Santiago.

Mientras tanto, la línea aérea mexicana Aeroméxico dijo que este miércoles reanudará sus vuelos de ida y vuelta entre Santiago y el aeropuerto de la Ciudad de México, donde se encontraban unos 300 turistas chilenos varados.

En el aeropuerto de Río de Janeiro, mujeres y niños estaban entre quienes esperaban impacientes por hablar y ver a sus familiares en Chile.

Turistas reclamaron en Río por la falta de apoyo de la aerolínea LAN, que, según ellos, no entregó ningún tipo de ayuda y no ha cumplido con sus promesas.

"Son dos preocupaciones: primero, volver luego a casa y salir de esta situación, y después buscar información sobre los familiares que no hemos conseguido contactar", dijo a Reuters Televisión el chileno Antonio García, de 46 años, que durmió en el piso del aeropuerto de Río al lado de su hija.

También reclaman por la falta de ayuda de parte del consulado de Chile.

"La situación está caótica, LAN no está cumpliendo las promesas, ellos dicen que podemos irnos, que nos van a llamar para embarcar, pero no llaman", reclamó Álvaro Díaz, de 30 años, que tenía un vuelo programado para el domingo en la tarde.

LAN Chile informó a través de un comunicado en su sitio en internet que las operaciones en el aeropuerto de Santiago fueron retomadas a través de instalaciones provisorias y que un vuelo partirá de Río a Santiago este miércoles.