Pasar al contenido principal
Chilenos deciden si aprueban o rechazan una propuesta de nueva Constitución
Domingo, Septiembre 4, 2022 - 16:43

El presidente Gabriel Boric salió caminando a primera hora desde su casa familiar en Punta Arenas, en el extremo sur de la nación, a emitir su voto, saludando a algunos vecinos que se acercaron al gobernante progresista. "En los momentos difíciles que tuvimos como país tomamos como camino, como opción, resolver nuestras diferencias y avanzar en más democracia", dijo el joven mandatario tras sufragar.

A las 17:40 hrs. de Chile, la ciudad de Punta Arenas, con una hora más que el resto del país, inicia el conteo de votos.En la mesa donde votó el presidente chileno Gabriel Boric gana por 1estrecho margen la opción "Rechazo" en el conteo a viva voz de los votos, mientras medios locales y nacionales cubren el evento. Pero es solo una de cientos de miles de mesas que serán escrutadas en esta jornada.

A pocos minutos de que cierren los locales de votación en el país latinoamericano, los chilenos estarán hasta altas horas esperando el resultado de los votos que buscan aprobar o rechazar una propuesta de nueva Constitución en un plebiscito obligatorio que marca un cierre al controvertido proceso para reemplazar la carta magna heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, que data de 1980.

Los más de 3.000 centros de votación abrieron sin mayores contratiempos a lo largo del mayor productor global de cobre para recibir a los votantes de un padrón de casi 15 millones de personas habilitadas.

El presidente Gabriel Boric salió caminando a primera hora desde su casa familiar en Punta Arenas, en el extremo sur de la nación, a emitir su voto, saludando a algunos vecinos que se acercaron al gobernante progresista.

"En los momentos difíciles que tuvimos como país tomamos como camino, como opción, resolver nuestras diferencias y avanzar en más democracia", dijo el joven mandatario tras sufragar.

Bajo una soleada jornada en la capital chilena, en algunos centros se observaron largas filas de votantes, pero quienes ya habían sufragado comentaban que el proceso era muy rápido.

"Mi mesa no tenía fila y todo muy rápido y se ve mucha gente adentro. Espero que se apruebe la nueva constitución, espero estar celebrando en la tarde", dijo la psicóloga Úrsula Lezama tras votar en el centro de Santiago.

Por su parte, el jubilado Juan Bórquez se quejó de que su centro de votación no estaba cerca de su casa pero debió acudir debido a la obligatoriedad del sufragio.

"Yo no quería ningún plebiscito para empezar, porque no era necesario. Las cosas buenas no hay que cambiarlas, así que vine a votar por obligación", afirmó al comentar su descontento con la propuesta constitucional.

En jefaturas de la policía se registraron también largas filas de personas que se excusaban de votar por estar lejos de sus centros de votación y evitar ser multados.

El plebiscito tiene lugar tres años después del estallido social que llevó multitudes a las calles en protestas contra la desigualdad en el entonces estable país sudamericano.

¿APRUEBO O RECHAZO?

Aunque la decisión de reescribir la carta magna fue aprobada por una aplastante mayoría en un referendo a fines del 2020, polémicas entre los redactores y la radicalidad de algunas propuestas restaron apoyos a la iniciativa, pese a que el documento final dejó fuera muchos de los temas cuestionados.

Los últimos sondeos publicados daban una ventaja a la opción de rechazar el texto.

Sin embargo, expertos han subrayado que la obligatoriedad del voto para este referendo en un país donde la inscripción electoral es automática para todos los mayores de 18 años, complica las proyecciones respecto a procesos anteriores.

Muchas mesas en el exterior, cuyo resultado habitualmente favorece a la izquierda, ya habían cerrado y en el conteo total se impuso cómodamente el "Apruebo".

Pese a que el cierre oficial de mesas locales era a las 22 GMT, en la austral región de Magallanes se empezaron a contar los votos con antelación por tener una hora de adelanto.

Según la autoridad electoral, los primeros resultados con tendencia se conocerían un par de horas tras el cierre en todo el país.

Independiente del resultado, el proceso constitucional continuaría ya que el oficialismo firmó un pacto de reforma de la nueva constitución para "aclarar" algunos temas que causan incertidumbre como propiedad de viviendas y el respeto de la capitalización individual en pensiones.

Y en caso de ser rechazado el texto, se podría reformar la constitución vigente debido a cambios recientes que rebajaron las mayorías necesarias, aunque Boric sostiene que se debe iniciar otro proceso de redacción para respetar la voluntad popular de que sea una asamblea electa para ese propósito la que escriba otra propuesta.


Autores

Reuters