Pasar al contenido principal
Colombia: Listo el nuevo hospital de la Universidad Nacional
Lunes, Mayo 30, 2016 - 10:12

Pasaron seis meses desde el anuncio de que el primer hospital propio de la Universidad Nacional abriría sus puertas, el viernes 27 de mayo fue inaugurado oficialmente. 

El Espectador. Después de seis meses del anuncio de que el primer hospital propio de la Universidad Nacional abriría sus puertas, el pasado viernes 27 de mayo, en horas de la mañana, Ignacio Mantilla, el rector de esa institución, lo inauguró oficialmente. Lo hizo en compañía del presidente Juan Manuel Santos; el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y la ministra de Educación, Gina Parody.

En total, la nueva construcción, ubicada en la carrera 59 con calle 44, cuenta con 24.000 metros cuadrados que se ampliarán a 60.000 en una segunda fase, en la que se busca incrementar el número de camas a 600.

Por ahora, el hospital, que empezó a funcionar en noviembre de 2015 con el área de psiquiatría y las unidades de diálisis renal, gastroenterología y cardiología, está dotado con ocho quirófanos y 230 camas. El 20 % de ellas serán destinadas a cuidados intensivos.

 Como le había dicho Mantilla a El Espectador hace unas semanas, el nuevo hospital, que también tendrá un laboratorio clínico-patológico y una moderna unidad de imágenes diagnósticas, fue posible gracias a los recursos que les permitió obtener la estampilla pro Universidad Nacional de Colombia, aprobada en el Congreso. Además se creó un ente privado mixto, la Corporación Salud UN, que está integrado por la universidad y la Asociación de Exalumnos de la Facultad de Medicina.

La construcción de este nuevo hospital ha resultado ser un alivio para cientos de estudiantes y profesores. Durante los casi 150 años de funcionamiento de la Universidad Nacional, la manera de solucionar las prácticas de estudiantes de pregrado era hacer convenios con otros hospitales. Sin embargo, hace unos 15 años tuvo que suspender ese proceso con uno de los principales: el hospital San Juan de Dios.

La idea ahora, como lo ha reiterado Mantilla, es que se garantice una buena administración de los recursos bajo un esquema financiero autosostenible. Eso garantizará que se construya la segunda etapa.